¿Plagio u homenaje?

El curioso caso de Wonder Boy y Adventure Island

Escrito por en Artículos - 28 marzo, 2014

Supongo que no soy el único que se sorprendió al averiguar que las dos consolas de 8 bits tenían entre sus títulos destacados dos juegos prácticamente idénticos pero con distinto nombre. La Sega Master System tenía a Wonder Boy, un adaptación más que notable de la máquina arcade homónima y por su parte la NES tenía Adventure Island, un juego editado por Hudson Soft con un parecido más que sospechoso con las aventuras del nativo rubiales. ¿A que se deben estas coincidencias?

WBAI01

WBAI02

Empecemos por el principio: en 1986 SEGA encargó el desarrollo de Wonder Boy a la empresa Escape (conocida posteriormente como WestOne Bit Entertainment). Muchos ya conocemos el resultado: un juego de plataformas protagonizado por una versión regordeta del chaval de El Lago Azul cuya misión es rescatar a su novia de las garras de un malvado monstruo que muda de cabezas como de camisa, abriéndonos paso por la jungla, el desierto, la pradera y otros escenarios a base de lanzar tomahawks a todo lo que se mueve y atajando en monopatín y, de postre, con una barra de vida que no deja de menguar a menos que nos estemos alimentando constantemente, con lo que deducimos que el hinchazón del abdomen del protagonista se debe a que debe tener una tenia tamaño manguera de riego para tener tanta hambre. O también es posible que padeciera una diarrea de la hostia, que eso de no poder estarse quieto no es normal…

rommonster“¡¡¡MECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGOMECAGO!!!”

Wonder Boy fue un éxito absoluto, está considerado como uno de los primeros clásicos de SEGA y no merecéis llamaros jarcor gueimers si no le habéis echado al menos una partida. Eso es indiscuitible. Y tampoco es de extrañar que la gente de Escape recibiera suculentas ofertas para llevarlo a otros sistemas. El problema es que la marca Wonder Boy y los diseños principales sí que eran propiedad de SEGA y no podían reproducirlos sin su consentimiento. Pero eso tuvo fácil solución sin acarrear demasiados problemas: se cambia el prota y listo.

WBAI03

WBAI04

Al final fue Hudson Soft los que se llevaron el gato al agua y el código fuente de Wonder Boy y lanzaron su propia adaptación, primero para NES y MSX y más tarde a Turbo Grafx ¿Y que hicieron con el sprite principal? ¡Le pusieron una gorra! Debieron pensar que con una gorra puesta nadie se daría cuenta del parecido con Wonder Boy. La criatura recibió el nombre de Takahashi Meijin no Bōken Jima, que en inglés de toda la vida queda como Takahashi Meijin’s Adventure Island.

¿Y quién ese tal Takahashi Meijin que dió su nombre a un videojuego? Takahashi era entonces el portavoz de Hudson Soft y adquirió fama mundial en Japón gracias a su vertiginosa velocidad para pulsar los botones de un mando, nada más y nada menos que 16 veces por segundo. Además de cascarle la gorra, se supone que se utilizó una caricatura del propio Meijin para dar forma al personaje que protagonizaría el Wonder Boy de Hudson Soft, o al menos todo lo que puede parecerse a una persona un sprite de 8 bits. Pero ahí está, protagonizando toda la saga con su nombre y apellido.

WBAI05“Pues yo diría que a día de hoy se parece más a Bonk que a Master Higgins… O a Mister Proper”

Hay que decir que la broma del sr. Takahashi Meijin se queda en Japón y a Occidente el juego nos llega con el nombre de Adventure Island y el protagonista es renombrado como Master Higgins, que a la larga se ha convertido en uno de los personajes más conocidos de Hudson Soft junto a Bonk y Bomberman. El resto del juego permanece prácticamente idéntico, salvo algunos enemigos y objetos. Las mecánicas y los niveles permanecen inalterados respecto al arcade de SEGA.

Conociendo esto se entiende como es posible que las entregas posteriores de la saga Wonder Boy siguieran caminos radicalmente distintos a los del título inicial, dando grandes juegos de acción con toques RPG que tanto nos gustaban, pero muy alejados del rollo plataformero del primero. Y también se entiende como las secuelas de Adventure Island siguieron las pautas típicas de las aventuras de Master Higgins: el equipo de desarrolladores se quedó en Hudson mientras que SEGA buscó soluciones alternativas para aprovechar el nombre de Wonder Boy.

En un momento en el que los clones están a la orden del día y saturando tu teléfono móvil, es curioso saber que tras uno de los supuestos plagios de los 8 bits hay algo más que una simple copia a la sombra de un éxito. Gracias a Wonder Boy y a Adventure Island, la mayoría de sistemas de 8 bits pudieron disfrutar de un gran juego de plataformas. Porque aplastar caracoles con un monopatín mientras arrojamos hachas de piedra es igual de divertido con un personaje rubio o con otro con gorra.

Raciones de Epildoritas #123

El Lobo de Crowd Street