Acción en primera persona: Algo más que matar

Escrito por en Artículos - 15 febrero, 2010

fpsbanner4

Es fácil darse cuenta que desde la generación anterior hay un género que predomina por encima del resto, que se encuentra un escalón por encima en cuanto a popularidad y que de paso, recoge muchas más ventas que los demás. Habéis acertado, se trata de los FPS, una categoría que está sufriendo una sobreexplotación preocupante y sin sentido, y todos sabemos como acaban estas cosas. Sucedió en su época con los matamarcianos, luego con los plataformas. ¿Alguien pensaba que esos géneros tan en alza iban a quedarse estancados en el olvido?. Los videojuegos cambian, las tendencias cambian, y los FPS también tienen que hacerlo.

No se si es la edad o la saturación a la que me empujan los medios del sector, pero es posible que sea de los pocos que se provocan al ver anunciadas nuevas secuelas de, por ejemplo, Call of Duty. Estoy aburrido de bélicas contiendas, de ser el héroe en incontables historias que vanaglorian al ejército americano y de matar personas. Es posible que muchos de vosotros veáis el auténtico filón de estos títulos en su modo on-line, pero a mí no me dicen absolutamente nada, me niego a pasar horas delante de un juego que no tiene ni principio ni final, en donde lo único que se premia es la habilidad al ratón/pad y las horas de juego. Me aburre, y es por ello que el género de los FPS bélicos no lo quiero ver ni en pintura.

Por suerte para sus desarrolladores ha reportado suficientes beneficios como para plantearse el desarrollo de unas 20 partes mas. El mercado manda, y al igual que en la industria del cine o la música, si algo funciona y da dinero, no vamos a cambiar los hábitos. Pero no todos persiguen este objetivo. No vamos a engañarnos intentando convenceros a vosotros, ilustres lectornes, de que toda desarrolladora persigue unos beneficios, eso es indudable, pero de lo que si estoy seguro es de que a algunas no les importa sacrificar parte de esa pasta por aportar su grano de arena a la innovación dentro de un género que lo pide a gritos.

callofdutycooking

Toma crossover

Al igual que pasa con géneros como la lucha, lo shmups o los plataformas, los FPS se estarían estancando de manera preocupante si no recibiesemos de vez en cuando bocanadas de aire fresco que aportan algo todavía no visto, tanto jugable como argumentalmente. Utilizo el término FPS para referirme a juegos en primera persona, pero en algunos de los títulos que voy a citar, puede que lo de “Shooter” quede relegado a un segundo plano.

Mucho ha llovido desde que los papaitos Wolfenstein y Doom allanasen el camino para los sucesores. Pronto empezamos a ver tanto en PC como en consola juegos que se consagraron con un nombre propio dentro del mundillo. Desde Duke Nukem 3D hasta Quake, pasando por bombazos consoleros como Goldeneye, Perfect Dark o Turok, había todavía presente un pellizco de inocencia y de frescura, una sensación de género por descubrir que todavía podía dar grandes alegrías a los consumidores.

goldeneye64

Posiblemente la mejor adaptación peli/juego evah

Posiblemente por lo importante de una aventura desarrollada en primera persona, implicando más al jugador y produciendo empatía en las situaciones, la revolución tecnológica acogería a estos juegos como el estandarte para las grandes compañías. Es inevitable que al hablar de los mejores juegos para consolas actuales no nombremos a algunos FPS. Desde el ya maduro Halo, con todo su universo sobrevalorado por algunos y venerado por otros, hasta Killzone 2, pasando por esa genial demo gráfica llamada Crysis que tan erecto dejo a los gordopeceros. Mejorar gráficos no lo es todo, y aunque estos juegos suponen una subidón para aquellos que sólo buscan liarse a tiros rodeado de efectos cojonudos, carecen de escencia.

Añadiendo algo de inteligencia al asunto

Muchos de los jugones que como yo están cansados de este género, no son precisamente jovenzuelos. Con esto quiero decir, sin generalizar demasiado, que aún se trata de una categoría joven, cuyo filón se encuentra en consumidores nacidos en la generación plei y que precisamente piensan lo mismo que yo pensaba en la época de los 16 bits: Esto es un género imperecedero. Y una mierda.

El reciclaje de los FPS pasa por un lavado de cara. Los tiros empiezan a aburrir, tanta cobertura, tanta estrategia, tanta estupidez, es hora de sacar provecho a la cámara en primera persona, de inmiscuir juego y jugador en una experiencia agradable y subjetiva. Es hora de seguir la estela marcada por grandes pepinos de PC como System Shock o Deus EX, aquellas odas al cyberpunk con argumentos que se meaban en todo lo que podemos ver hoy en día, y cuyo relevo han sabido coger lanzamientos como Bioshock, Half Life o S.T.A.L.K.E.R, propuestas que apuestan por una buena ambientación e historia que justifique tanta muerte.

system-shock

System Shock: Terror Cyberpunk de altos kilates

Es hora de llevar el género a sagas estancadas. Experimientos como Metroid Prime no acabaron mal, y son el puro ejemplo de que si se pone algo de empeño, la acción en primera persona no tiene porque estar reñida con la exploración y los puzles. Esta trilogía tiene una ambientación y un jodido feeling que ya quisieran tener muchas de las tan manidas sagas pegatiros que rondan hoy por los catálogos.

Explotar la esencia de los FPS, que al fin y al cabo se resume a una sensación en primera persona y estirarla hasta géneros impensables como los rompecabezas con Portal, o incluso acercarlos al survival horror como los interesantes Condemned o Jericho no es una mala idea. Aunque todos no seamos amigos de una vista en la que nuestro avatar queda resumido a unos brazos que sujetan un arma/utensili, lo cierto es que la suma de otros elementos puede llegar a interesar a los que nunca han amado este género.

Un gran ejemplo es el sensacional Borderlands, una experiencia shooter con grandes influencias de juegos de rol en línea, gran cantidad de elementos propios de un RPG y muchas horas de juego y diversión. Incluso, dejando de lado tanto tiro, podemos iniciarnos con RPG´s más puros como Dark Messiah, OblivionFallout 3, otros ejemplos arriesgados que pueden gustar mas o menos y que en el pasado tuvieron a antecedentes como el Hexen o el King´s Field.

metroid_prime_3

Metroid Prime 3: Corruption sigue siendo mi juego favorito de Wii

No sólo el invadir géneros alejados puede seguir nutriendo al FPS de sus ansias de dominar el mundo. El añadido de nuevas mecánicas de juego o elementos hasta ahora poco explorados pueden producir ese salto que todos esperamos. Desde ese tímido jugueteo con el tiempo que pudimos ver en el irregular Timeshift, hasta el potenciamiento de una habilidad que hasta ahora era secundaria en estos juegos: El salto. Mirror´s Edge lo hizo y el producto, aunque mejorable, dejo un ligero sabor de frescura a quienes se pusieron en la piel de Faith.

Con esta parrafada no quiero decir que los FPS puros y duros, en los que lo único que se busca sea pegar tiros sin sentido ya no tengan lugar en el mercado. Nada más lejos de eso, sigue siendo (por desgracia para mí y muchos) el género estrella. Lo que reclamo desde la más grande subjetividad es una pizca de novedad, algo suficientemente inteligente y fresco que me anime a ver el mundo desde los ojos de un personaje de videojuegos, pero por favor, no sigáis poniendome un uniforme de marine y me mandéis a matar hóstiles porque sí, ya aburre.

no-war

Wallpapers de Videojuegos

Análisis: Max & the Magic Marker