Ponga un Beat'em Up amateur en su vida

De fangames y OpenBOR

Escrito por en Artículos - 3 Febrero, 2017

Roel y Jeroem son dos noruegos que en 2003, y bajo la identidad de Senile Team, se les ocurrió la idea de lanzar un fangame protagonizado por personajes de The King of Fighters envueltos en una suerte de beat’em up 2D multiplataforma. Les tiene que sonar aquel Beats of Rage rondando por la red, ya que proliferaron los ports por parte de terceros y era fácil encontrarse con su ISO lista para endosársela a cualquier máquina de la pizpireta sexta generación de consolas. La gracia del asunto es que su planteamiento no se limitaba a ofrecer un juego cerrado, sino un motor de libre distribución para realizar fácilmente juegos de “yo contra el barrio” sin tener (muchos) conocimientos de programación. Pero la cosa se lió, y una más y me vuelvo a casa, y en un par de años acumularon más de 2 millones de descargas desde su web oficial. El caso es casi tres lustros después tenemos unos cuantos centenares de juegos creados por aficionados que han sabido dar todas las alegrías que los estudios con la postestad de hacerlo legalmente ni plantearon. Vamos, lo de siempre.

Aunque el corazón del programa está desarrollado en C usando las librerías SDL, la estructura de un juego realizado con Beats of Rage es muy simple. Por un lado está el motor propiamente dicho que lanza el entorno, y por otro el llamado MOD con el juego en extensión .PAK, que utilizando una de las muchas herramientas de edición que existen en la red podemos desempaquetar para comprobar su estructura. La gracia del asunto es que todo se rige por archivos de texto con un simplísimo lenguaje de scripting que se ampara en los gráficos, sonidos y músicas que los acompañan bien organizaditos en un árbol fijo de subcarpetas. De hecho, los primeros juego que salieron no eran más que modificaciones del juego original cambiando unas cosas aquí y allí. Para que aquello no se fuera de madre, el lanzador disponía de un menú desde el que podíamos seleccionar de entre varios mods instalados, aunque con el tiempo, cada mod incluía el propio motor integrado para no andar trasteando con archivos.

Pero la cosa fue a más a partir de que se realizara el port para Dreamcast y PS2 por parte de Neil Corlett, una eminencia en el mundo de la emulación que, entre otras cosas, fue capaz de abrirle las tripas a la legendaria ROM de Secret of Mana 3 para que pudiera traducirse a otros idiomas más allá del japonés. En vista del éxito cosechado, poco después decidieron liberar el código del propio motor además de la propia edición del juego, por lo que de ahí nació OpenBOR, sucesor espiritual del proyecto que desde 2007 hasta la actualidad ha sido liderado por Damon Caskey, primero desde la ya extinta web Lavalit.com y desde 2012 hasta la actualidad a través de la comunidad Chronocrash, principal fuente de desarrollo y proyectos de la plataforma en cuyos foros se cuece toda la mandanga relacioanda.

Es desde 2012 cuando la producción de juegos utilizando este motor ha sido más prolífica que nunca al correr perfectamente en cualquier versión de Windows (y Wii, y PSP, y la típica calculadora científica que un señor programa en ratos muertos), amén de permitir realizar todo tipo de filigranas que permiten moldearlo para crear desde un RPG hasta un matamarcianos. Al igual que sucede con el sempiterno M.U.G.E.N (del que en otro ratito podría hablarles muchas cosas al haber formado parte activa de su comunidad hace eones), la plataforma ha servido para que desarrolladores amateur y gente con ganas de marcha hagan cosas como las que les recomiendo a continuación.

Pero antes de proceder, ¿qué pasó con los chavales de Senile Team? Pues que se envalentonaron y decidieron probar suerte en el ámbito comercial tras tener el cielo ganado con su proyecto altruista. En 2012 lanzaron Rush Rush Rally Racing, un majete juego de carreras para Dreamcast y el canal WiiWare. Desde entonces andan liados con Age of the Beast, un intento por comercializar la fórmula de Beats of Rage con un entorno similar que ya incluya sus propios assets al estilo de otras plataformas de desarrollo asistido como RPGMaker y sus mil hijos. Y ahora, EL TEMA:

He-Man and the Masters of the Universe

Vamos a empezar la hostia de fuerte. Este fangame realizado por un británico loco apodado bWWd (ojo a su Instagram) es la mayor muestra de cariño hacia la serie de televisión de Filmation desde que decidí llamar Man-at-Arms a una exnovia que tuve. TODOS los gráficos están realizados a mano respetando el color y el trazo de los acetatos y fondos originales extraídos de los capítulos. Chorrocientos niveles, bosses enormes, niveles en vehículo, modo 1vs1 y diez personajes seleccionables hacen que, si quieres probar un solo juego hecho con OpenBOR, debe ser este. Y sale Lion-O de los Thundercasts, coñoya. [Descarga oficial] [Mirror]

Final Fight Gold

Cuidao aquí que nos matamos en otra curva. Cógete Los tres Final Fight de Super Nintendo, júntalos en un solo juego y pon un plantel de 23 personajes sacados de las tres entregas y, por qué no, medio roster de Street Fighter 2. Ya si eso permite que que pudan darle caña tres jugadores a la vez y a lo mejor, A LO MEJOR, tenemos uno de esos refritos que siempre quisimos tener pero que Capcom nos negó vilmente. [Descarga oficial] [Mirror]

Marvel Infinity War

Esto es pornografía. Si echas un vistazo a su web, los proyectos y colaboraciones de ZVitor son para volverse loco, pues van desde un Avengers vs X-Men realizado con M.U.G.E.N con medio plantel dibujado y programado desde cero hasta este monstruoso popurrí en el que se dan cita personajes de Marvel sacados del aluvión de títulos para 16-bits, desde los War of the Gems o Mutant Apocalyse de Capcom hasta el Spiderman Separation Anxiety. De hecho, dentro del propio juego se incluen remakes de estos juegos, así como un plantel de 78 (setentayocho) personajes seleccionables. No le deis estos sobresaltos al tito Lee, que tiene ya una edad. [Descarga oficial] [Mirror]

Dungeons&Dragons: Rise of the Warduke

De entrada podría parecer un fusilamiento de los D&D de sendos juegos de Capcom, pero la cosa tiene mucha más miga. Basado en una campaña de Greyhawk, en el juego recorreremos escenarios mientras ganamos experiencia y oro que posteriormente podremos canjear por objetos en las aldeas. Podremos hablar con NPCs, reclutar a mercenarios, hay un inventario limitado para gestionar, encuentros aleatorios, 13 personajes seleccionables, 40 conjuros, salón cocina, aire acondicionado y comunidad incluída. Y sin los desamores de Fotocasa. [Descarga oficial] [Mirror]

Fatal Fury Final

Para cerrar el círculo, volvemos a una adaptación de un juego de lucha de SNK al terreno de los beat’em up. La gente de SEEP tienen ya unas cuantas cosas chulas a las espaldas, como una brutal adaptación del primer Street Fighter o su propia revisión del Ikari Wariors, pero servidor se queda con esta cucada de juego basado en Fatal Fury, con [Descarga oficial] [Mirror]

Memorias: Érase un juego

Dreamweb y el diario de un hombre loco