Rumbo a lo desconocido

Unexplored

Escrito por en Análisis - 11 junio, 2019

Unexplored es un juego mágico. A simple vista parece un roguelite más, casi del montón si me apuras, con sus mazmorras, sus espadas, sus conjuros, sus esqueletos y sus dragones. Y por si esto fuese poco, es feo. Cuando empiezas a jugarlo, sin embargo, su magia empieza a funcionar. Y hasta tal punto esta magia hace efecto, que no solo lo que antes parecía típico deja de serlo, sino que incluso resulta bonito en movimiento. Sí, lo que en capturas de pantalla parecía un juego con perspectiva cenital muy poco agradecido, de pronto resulta sorprendentemente evocador.

El principal motivo por el que el Unexplored pasa de patito feo a cisne delante de tus ojos, es por su excelente sistema de iluminación, que al margen de ser una preciosidad, forma una parte integral de la experiencia del juego. Toda la aventura transcurre en el interior de una mazmorra, por lo que si no tenemos una fuente de luz cerca, nos sumiremos en la más absoluta oscuridad. Y caminar a ciegas por una mazmorra no es muy buena idea. Por este motivo, normalmente comenzaremos nuestra aventura con antorchas, yesca y pedernal. Pero claro, ir con una antorcha en una mano, nos impedirá usarla para llevar un escudo o un arma grande. De esta forma, muy pronto, llegará nuestra primera decisión importante. En Unexplored, una de las cosas que más tendremos que hacer, será tomar decisiones importantes.

Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta con Unexplored es que, pese a desarrollarse en tiempo real y tener un aspecto accesible, al final se trata de una reinterpretación relativamente amable del roguelike clásico. Esto quiere decir que sí, la historia consiste básicamente en descender hasta el último nivel de la mazmorra en busca del Amuleto de Yendor. Pero también quiere decir que, en líneas generales, el mundo reaccionará a todas nuestras acciones y nosotros tendremos que reaccionar a todas las acciones que tengan lugar a nuestro alrededor, so pena de muerte. A continuación, ejemplos muy ilustrativos.

Si alguien o algo hace que te prendas fuego, ¡busca agua rápido! ¿Y dónde la vas a encontrar más rápido que en tu inventario? Por este motivo, siempre que consumes una poción, es buena idea guardar el frasco vacío y rellenarlo de agua. Porque nunca sabes cuando ese frasco vacío te va a salvar la vida. Si ves un esqueleto a lo lejos, no le tires flechas, no le intentes atacar con una lanza o una espada; en su lugar equipa una maza. Al fin y al cabo, es más fácil romper un hueso que cortarlo. Si no sabes lo que hace una poción, no te la bebas. Y lo mismo ocurre con los pergaminos. Usar objetos sin identificar sobre uno mismo, es para aventureros desesperados. Y si estás desesperado, es muy probable que la muerte llegue pronto.

Unexplored 2

Al margen de todas estas obviedades tan habituales del género, Unexplored ofrece algunos elementos realmente originales, como la generación de puzles aleatorios. Cada que empecemos una nueva partida, la mazmorra a la que tendremos que enfrentarnos será totalmente distinta de la que nos mató anteriormente. Y no solo cambiará el trazado de la mazmorra, sino también los puzles que debemos resolver. Puzles que en ocasiones conectarán varios niveles de la mazmorra y que en ocasiones nos pedirán a gritos usar un poco de lápiz y papel. ¿Lo mejor? En ocasiones resolver estos puzles resultará vital para progresar y en otras ocasiones tan solo nos reportarán unas cuantas monedas o una espada nueva.

Otro aspecto que hace de Unexplored un roguelike único, son sus custom runs. Estos DLCs gratuitos, básicamente, transformarán radicalmente la experiencia de juego para ofrecer aventuras inspiradas en El Señor de los Anillos, La Llamada de Cthulhu y Alien. La gracia del asunto es que estos custom runs también lo generarán todo de forma procedural, por lo que el Balrog de turno nunca estará en el mismo lugar que la vez anterior, ni las cavernas de aliens tendrán los mismos trazados dos veces. Y sí, por supuesto, la sangre de los aliens es corrosiva, por lo que tendremos que tener mucho cuidado si intentamos matarlos en combate cuerpo a cuerpo.

En definitiva, Unexplored es, como bien dice su propio desarrollador, el roguelite que parece un roguelike… o viceversa. Es un juego accesible pero inmisericorde, con una mecánica mucho más profunda de lo que parece a simple vista, que consigue crear una nueva aventura llena de momentos memorables cada vez que creamos un héroe nuevo. Y eso es algo realmente mágico.