The human side of videogames vol. 5

Escrito por en Artículos - 9 junio, 2010

humanside5

Si algo se aprende de la parábola del Rey Midas es que a veces los poderes de uno pueden parecer más una maldición que no un don divino: Kirby, uno de los personajes más carismáticos de Nintendo, lo sufre cada día en sus propias carnes…

Poder absorber las características de todo lo que ingerimos puede ser muy apreciado y muy útil a la hora de emprender una aventura contra MetaKnight o el Rey Dedede, pero cuando acaba la aventura, cuando llega el día a día es cuando ese poder es más un grano en el culo que otra cosa.

Por eso, ya desde pequeño, Kirby tuvo que aprender a controlar su alimentación; alimentos con un fuerte olor como el queso azul o el ajo estaban absolutamente prohibidos debido al pestazo que emanaba la pelotita rosa mientras hacía la digestión. Lo mismo con alimentos picantes, blandos o muy duros… Supongo que imagináis lo doloroso que debe ser cagar cuando tu ojete tiene la dureza de un coco.

Aun así, la carne es débil y la mentalidad infantil de Kirby no se lo ponía nada fácil. Kirby, como todos nosotros, es sensible a la publicidad y por eso se le hacía la boca agua (y después todo el cuerpo cuando tragaba) al ver los anuncios y los coloridos restaurantes de una cadena de hamburgueserías. “Si lo anuncia un payaso, no puede ser malo”, pensó… Saber que regalaban figuritas de Pokemon con el menú infantil fue la gota que colmó el vaso y Kirby no pudo resistir más la tentación…

Ay, pobre Kirby, ¡quien te ha visto y quien te ve!

kirby

Otros “The Human Side of the Videogames”

Vol. 1: Zangief

Vol. 2: Tifa Lockhart

Vol. 3: Larry Laffer

Vol. 4: Bayonetta

Snorlax es mi Pokémon favorito

Análisis: Dante's Inferno