La moda esta del casual...

Escrito por en Artículos - 22 junio, 2010

A veces parece que el culpable de todos los males de esta generación es Nintendo. Ellos son los culpables de que los videojuegos ya no sean lo que eran. Ellos y su maldita consola de sobremesa tienen toda la culpa de la sobresaturación de juegos malos y de que haya anuncios con niñas, chicas y señores mayores jugando. ¿Seguro? No. No sé si soy el único que lo piensa, pero ya noté que las cosas estaban cambiando con la consola vencedora de la pasada generación: la todopoderosa PlayStation 2 (A.K.A. “la plei”). ¿Mis razones? Os pongo unas cuantas después del salto.

Quizás fue la primera vez que vuestras novias/hermanas/madres os pidieron que comprarais un juego para “la plei”. Piedra angular del Casualismo, Singstar convertía toda la tecnología punta de nuestra súper-máquina de ocio en un puto karaoke. Gracias a ello ya se podía sacar “la plei” en las comidas familiares para que la familia entera se desgañitara cantando “Hoy no me puedo levantar” o “Aquí no hay playa”. Por si fuera poco, al ser imprescindible para jugar el set de micrófonos USB al menos se compraba un juego original, que la piratería ya arreaba fuerte en PS2.

Nostradamus profetizó al Singstar: Miliki como una de las señales del Apocalipsis

Podría hablar de cada uno de ellos por separado, pero no me apetece. Había una serie de juegos con el que se incluía un periférico para sustituir al cojonudo mando de “la plei” (para mí, es EL MANDO). Con eso, además de asegurar unas ventas mínimas, llamabas la atención con cajas más grandes, que saltaban a la vista. Ejemplos: los pulsadores de Buzz, el megaconcurso, la guitarrita de Guitar Hero, la alfombrilla para bailar de Dance Dance Revolution, el Eye Toy… Fijaos en el tipo de juego que venía con cacharro. ¿No os suena a lo que vemos con demasiada frecuencia para Wii?

¿Una familia feliz? ¿Sentados? ¿Y SIN WIIMOTE?

Los videojuegos basados en películas son algo a lo que ya estamos acostumbrados: hemos crecido viendo como la mayoría de películas de acción y animación se convertían en videojuego, resultando en muchas ocasiones un título mediocre o directamente malo. En “la plei” la cosa se agravó: no solo los videojuegos sobre películas eran cada vez peores (se pueden contar con los dedos de la mano de un carpintero los juegos buenos de la pasada y presente generación), sino que las licencias eran cada vez más cutres: películas de segunda fila, series de televisión, concursos, dibujos animados… Y normalmente la calidad del producto era acorde con la de la licencia, o incluso peor.

Segun Metacritic, el PEOR juego de PS2

En las pasadas generaciones, los juegos destinados al público infantil femenino eran una anécdota entre el catálogo, destinado a adolescentes pajilleros machotes de pelo en pecho. Pero con la Playstation 2 se dieron cuenta que ese era un segmento por explotar (o que estaba explotando la DS en solitario), así que no se cortaron un pelo en ofrecernos juegos con portadas llenas de tonalidades de color rosa, ponies, caballitos, haditas y Barbies. Y las Bratz, las putas Bratz, tambien llegaron a “la plei”… Y con más de un juego…

No es tan terrible como el pony pijo, pero ya le vale

Combo mortal con los tres motivos anteriores. Minijuegos. Esa palabra que tanto gusta a los járcor players. Minijuegos. Solo repetirla me entran escalofríos. Minijuegos. Antes de la salida al mercado de Wii, “la plei” ya tenía entre sus filas un buen puñado de compilaciones de minijuegos. Quizás pasaban más inadvertidos porque aún no estaba vigente la obligación de incluir la palabra “Party” en el título y un señor con bigote en la portada. Pero ahí estaban, acechando en la penumbra, normalmente bajo una licencia de tercera regional, con cacharro incluido o para nenas, pero eran minijuegos. En tu plei. ¿No te da miedo? Pues a ver si lo hace con ésta portada:

Como podeis suponer, no era ni un Shooter ni un RPG

La llegada del simulador de hacer casitas (o jugar a papás y mamás) a “la plei” merece ser tratado por separado. Los Sims, Los Sims toman la calle, Los Sims 2, Los Sims 2: Mascotas, Los Sims 2: Naufragos y el “Spin off” Los Urbz, los Sims en la ciudad fueron los juegos que desembarcaron en “la plei”, dispuestos a que las muchachas se acercaran al ocio electrónico tal como pasó con las versiones de PC. ¿Lo consiguieron? Los mas de 7 millones de copias vendidas entre los 6 me dicen que si no lo hicieron estuvieron bastante cerca. Por lo menos no tuvimos que soportar apestosas expansiones como Los Sims 2: H&M o Los Sims 2: Ikea (¡Muerte a Ikea!) tal como pasaba en las versiones de ordenador, pero algo me dice que con las versiones consoleras de Los Sims 3 no tendremos tanta suerte…

No hay nada más romántico que unos huevos fritos

La de “la plei” fue la primera generación en usar la nostalgia. Muchos jugones eran ya mayorcitos y a alguien se le ocurrió “Si funciona con la música ¿por qué no va a funcionar con los videojuegos?” Y funcionó: empezamos a ver recopilaciones de títulos arcade, con la calidad original que nunca pudimos disfrutar en las consolas de la época, remakes de viejos títulos (algunos bastante poco acertados) vuelta de sagas clásicas, etc. Todo sea para sacar la pasta a los que teníamos un buen recuerdo de cuando éramos niños y, en muchos casos, ese buen recuerdo se ha ido a la mierda gracias a los penosos remakes o la afición de ciertas compañías a echar por el retrete nombres como Shinobi, Final Fight o Sonic. Y la pregunta es ¿por qué clasifico esto como casual? Pues porque muchos de esos “jugones mayores” llevaban un tiempo sin jugar, algo cansados del tipo de juego que salía y utilizando la plei solo para el DVD y el Singstar más que para el Call of Duty… Seguro que muchos de ellos acabaron comprando una Wii… Como yo…

Cara que suele poner un Sonyer/Xboxer cuando un colega le dice “Wii Sports es una pasada”

A ver quien se atreve a negarme que las dos sagas futboleras no son un pilar básico para el jugador casual. ¿Cuántos había que solo usaban la plei para jugar a fúbol? Deben ser muchos, porque cada vez que aparece una nueva edición, las copias de segunda mano del anterior parece que se reproducen por esporas en el Game de tu barrio. Juegos que entre edición y edición cambiaban poco más que las alineaciones de los equipos y los modelados faciales de los jugadores, muchas veces bastante desafortunados. Los demás juegos deportivos no existen (bueno, alguno de coches sí): en “la plei” solo se juega a er FIFA o er Pro.

El Ryu VS. Ken de los juegos de fúmbol

Y por último, y no por ello menos importante, el mero hecho que, durante unos años, para mucha gente “jugar a la plei” fuera sinónimo de jugar a la consola, fuera cual fuera, es un indicativo de que “la plei” se estaba transformando en algo para todos los públicos, algo conocido por mas o menos todo el mundo; indicativos de “algo casual” para muchos. Afortunadamente para los Sonyers, el “jugar a la plei” está siendo sustituido lentamente por “jugar a la güi”… Aunque se juegue a la PS3…

Jugando a la Güi… Huys, no…

Todas estas cosas no quitan que “la plei” fuera una grandísima consola, con un montón de juegos buenos, entre ellos un buen puñado de juegos destinados a convertirse en clásicos. A ver si algún día podemos decir lo mismo de la Wii y que no sea recordada sólo por Wii Sports y Wii Fit.

La corbata más ilustre... a la venta

Brutal vídeo promocional de Civilization V