Zelda 2 indie y al revés

Project Maiden

Escrito por en Indiegencias - 9 julio, 2015

A lo largo de su historia, el videojuego nos ha enseñado una verdad que se repite en casi todos los títulos: a medida que avanzamos vamos haciéndonos más poderosos. Ya sea a través de la conquista de nuevas habilidades para nuestro avatar virtual o a raíz de nuestra propia experiencia con el videojuego que nos va convirtiendo en mejores jugadores. Con cada nueva pantalla que superamos, un buen diseño en el juego nos confiere nuevas mecánicas o una mejora, o power ups, en nuestro personaje. Al menos ha sido la tónica habitual en la concepción del videojuego más clásico. ¿Qué pasaría si fuese al revés? ¿Qué ocurriría si desde un principio tuviéramos todas las habilidades y nuestro personaje las fuera perdiendo al superar cada escenario? Eso es lo que nos muestra Project Maiden.

Dos años ha tardado Kevin Cole en desarrollar Project Maiden, un videojuego que el propio autor define como “un plataformas con puzles centrado en la narrativa”. A simple vista el juego no parece distanciarse en exceso de coetáneos en los que intervengan las plataformas y la acción pero el simple hecho de darnos un personaje muy poderoso y debilitarlo, al quitarnos una habilidad con cada pantalla que superamos, ya realza este título. Además, cuenta con un sistema de combate variado así como algunos enfrentamientos con jefes finales de esos que ocupan casi toda la pantalla en honor a épocas pasadas, al igual que el uso del píxel art como diseño artístico.

El juego es gratuito, como el 99 % de indiegencias que publicamos, y creo que merece ser jugado. Ya no solo por tener un planteamiento interesante y una banda sonora bastante molona y ecléctica. Project Maiden es el sueño del autor, un trabajo que le habrá llevado muchísimas horas y que tras dos años ha podido lanzar. Es un proyecto de Kickstarter que triunfó aunque el autor dijera que el juego sería gratuito para todo el mundo. Es una suerte de rayo de esperanza en un mundillo cada vez más colapsado por proyectos crowdfunding de compañías que no paran de pedir y pedir (Hola Schafer, Hola Fargo, Hola Inafune). Un caso extraño pero amoroso al ciento por cien.

Si os pasáis por su web veréis que ha ido actualizando constantemente el desarrollo de su trabajo por lo que además puede ser una buen incentivo para todos aquellos que sueñan con realizar videojuegos. Dadle caña a Project Maiden y contarnos que os ha parecido. A nosotros y al propio autor que anda pidiendo feedback de su obra.

Tírate a los ojos Bubú, ¡a los ojos!

Cómo montarse una Steam Box For Dummies