SEGA Mega Drive(s)

Escrito por en Artículos - 21 Agosto, 2013

Sega Megadrive cabecera

Lo normal dentro de cada generación de consolas es que salgan a la venta revisiones de los distintos sistemas en liza. Nintendo, por ejemplo, da nuevas formas a sus portátiles desde hace bastantes años. Sony acaba de sacar hace relativamente poco otro modelo de su PlayStation 3. Si echamos la vista hacia Mega Drive, la videoconsola de SEGA que más lo petó (al menos si nos ceñimos a datos de ventas), podemos ver que tiene chorrocientas iteraciones, cada una con sus particularidades. Y lo mejor de todo es que hoy día, la 16 bits seguera continúa viva en algunos rincones del planeta como Brasil. El fucker de Pelé debe estar contento.


FamicomMega Drive nació como sucesora de Master System, consola de 8 bits desarrollada por SEGA que fue la principal competidora del mastodonte de Nintendo: la llamada Famicom o NES, según la zona geográfica donde se vendiese. Si bien gozó de muy buena salud en Europa durante bastantes años gracias a juegos como Alex Kidd in Miracle World, Phantasy Star o los Wonder Boy,
en Estados Unidos y Japón se comió los mocos debido al completo dominio que ejercía Nintendo en ambos países. Con este panorama, SEGA buscó adelantarse a sus rivales con la creación de un nuevo sistema de 16 bits que petase a todo Dios, y más aún sabiendo que Ninty estaba pensando en prejubilar a la NES para poner en el mercado a una videoconsola más potente.

Si bien en un principio SEGA tuvo la idea de llamarla como “Mark V” (en alusión al nombre que recibió Master System en zona asiática), esta denominación fue desechada al poco tiempo por jefazos como Hayao Nakayama, quien a la postre acabaría siendo presidente de la compañía. El nombre escogido fue  Mega Drive, buscando así una dar una imagen de fuerza, de bichaco poderoso. Y con razón que lo era, puesto que su arquitectura era similar a la de System 16, placa arcade bajo la cual fueron desarrollados Shinobi o Golden Axe. Con esto SEGA buscaba crear juegos potentes, pero también una mayor sencillez a la hora de portar obras  desde los salones recreativos a las casas. Ahí están las versiones del dúo mencionado arriba, u otras provenientes de los superiores System 18 (Alien Storm, Shadow Dancer) o System 24 (Bonanza Bros).Esta política siempre definió a SEGA, y la llevó hasta las últimas consecuencias desde sus consolas primigenias hasta la malograda Dreamcast. Muchos seguimos agradeciéndolo años después de que la empresa pasase a ser una third party.

goldenaxe4

 

Lanzamiento, guerra, muerte y destrucción

Mega Drive llega a las tiendas japonesas en 1988, tardando un año más en aterrizar en territorio yanqui y dos en alcanzar Europa. En el país nipón tuvo que hacer frente sobre todo a dos competidoras: Famicom y PC-Engine. Si bien la consola de NEC ofreció un algo de resistencia inicial, al final acabó cediendo ante la presión de SEGA y Nintendo. Esta última por su parte supo jugar bien sus cartas, anunciando la futura Super Famicom, haciendo así que muchos consumidores guardasen sus yenes en vez de desembolsarlos en una Mega Drive. Como resultado, Super Famicom, apoyada en un catálogo brutal, acabó barriendo a sus competidoras en casa.

No obstante, la batalla también se libraba en otros mercados. Norteamérica y Europa fueron objeto de una señora pelea a hostias entre las dos grandes compañías. Y quien dice hostias, dice patadas en los huevos, arañazos, tirones de pelo y mordiscos, todo valía con tal de atraer la atención de futuros compradores. Esto trajo por una parte unas campañas de marketing acojonantemente agresivas, alejadas del jodido panorama publicitario que nos rodea en la actualidad. Aparte, SEGA sabía que necesitaba a su Mickey Mouse particular, a alguien que compitiera con Mario cara a cara. Por ello se creó un concurso interno en la empresa para buscar a esa mascota, dando a luz finalmente a Sonic: un erizo azulado, rápido y con unas pintas mucho más agresivas que las que presentaba el fontanero.

Teniendo a Sonic por bandera (y más tras su excelente secuela y su no tan buen combo “Sonic 3 & Knuckles”), en Norteamérica se acompañó al puercoespín de una serie de títulos quesonic cover mega drive portada apelaron al público norteamericano, como es el caso de la serie Joe Montana Football, o Michael Jackson’s Moonwalker, que lo triunfó unos años antes de que el ídolo popero cayese en desgracia. Así mismo, third parties como EA vieron el filón y se dedicaron casi a copiar y pegar los códigos de títulos deportivos cada nueva temporada, cambiando plantillas y añadiendo algunas pijaditas que justificaban la compra de los NBA Live cada año. A todo ello hay que sumar juegos de calidad provenientes de la propia SEGA, con grandes ports provenientes de las salas de máquinas y el apoyo de third parties varias como Treasure, quien parió algunos de los mejores títulos de la consola. Esta estrategia fue más o menos parecida en Europa, y lo cierto es que dio resultado: Mega Drive superó por poco a Super Nintendo en nuestra región y supuso un quebradero de cabeza a Nintendo, quien vio amenazado un nicho de mercado como el norteamericano, donde había reinado durante bastantes años.

Desgraciadamente, si en algo se especializó SEGA durante los 90 fue en cavar su propia tumba. Al poco tiempo de aparecer Super Famicom, la división seguera japonesa lanzó al mercado su Mega CD. Este add-on se acoplaba a la Mega Drive, añadiéndole potencia a la par que todas las bondades que proporcionaba un soporte como el compact-disc, dando lugar a juegacos como Sonic CD… el problema era el desembolso económico que había que dejarse en el conjunto total, quedando fuera del alcance de muchos jugadores. Del mismo modo, SEGA of America, siempre chulesca y díscola con Japón, tenía ganas de despilfarrar unos cuantos millones de dólares. En vez de hacerlo comprando litros de cerveza (lo cual habría resultado más productivo) lanzó su 32X, el cual acercaba la potencia de Mega Drive a las de las futuras 32 bits. Toda esta estrategia lo único que consiguió fue o bien despistar al consumidor medio, o bien que los avispados, viendo el percal esperasen a la siguiente generación.

Mega drive 32X

Sea como fuere, SEGA acabó sustituyendo a Mega Drive a mediados de los años 90. Saturn abría fuego junto con PlayStation en la carrera de las consolas de 32/64 bits y dejaba en la estocada a su predecesora, quien dejó tras de sí un catálogo más que respetable. Ahí están Gunstar Heroes, los distintos Thunder Force, Comix Zone, Kid Chameleon, los ports de Street Fighter II, los Shining Force, Hellfire y muchos otros que me dejo en el tintero. Muchas fueron las joyitas que algunos afortunados pudimos probar en un sistema que no solo se caracterizó por sus idas y venidas, por Sonic, por sus cachivaches o incluso por las erecciones, sino que también se definió por contar con tropecientas iteraciones distintas. Y en todas resonaba (y resuena) la misma cantinela: “SEEEGAAA”.

 

Las Mega Drive originales

El primer modelo, preferido de muchos, presentaba unas elegantes formas que mezclaban sabiamente las curvas del módulo central con las líneas rectas de los bordes, dando siempre una sensación de robustez acorde con su nombre. Aparte de las ranuras para cartuchos y mandos, en la esquina inferior izquierda traía un espacio para controlar del volumen de la consola, así como una entrada jack que nos permitía reventarnos los tímpanos mientras escuchábamos las bandas sonoras de Yuzo Koshiro.

mega-drive

Esta primera versión se vendió tanto en solitario como con algunos juegos. Si bien al principio lo hizo con el ahora tosco Altered Beast, en cuanto apareció  Sonic the Hedgehog, éste ocupó la plaza del primero, haciendo que la consola se vendiese como churros durante unos cuantos años.

No obstante, al igual que pasó con las distintas Mark y/o Master System, con el tiempo SEGA acabó lanzando una revisión de su consola. A Mega Drive II parecía que le habían metido un par de martillazos, comprimiendo todo de manera que se perdió la forma rectangular. El círculo central pasó a tener una forma más ovalada y se eliminó tanto el controlador de sonido como la salida para conectar nuestros cascos. Todo esto tuvo como consecuencia que la nueva forma del aparato impedía el uso del Master System Converter original, por lo que se tuvo que crear una nueva versión del mismo.

Por último, mientras SEGA ya tenía en el mercado a su flamante SEGA Saturn, Majesco obtuvo la licencia para distribuir la llamada Genesis 3 en suelo estadounidense, la cual era todavía más compacta que las anteriores.

genesis 3

 

Versiones especiales fabricadas por SEGA o con el permiso de la misma durante los años 90

Aquí es donde empieza el pifostio. A lo largo la década de los 90 tanto en Japón como en Estados Unidos se vendieron chorrocientas Mega Drive diferentes. Unas fueron fabricadas por SEGA y otras, como en el anterior caso de Majesco, contaron con permiso seguero tanto americano como nipón.

Si por algo se caracterizaron la mayoría de estos modelos sin duda fue porque adoptaron diversas características en un solo chisme. Así, la Multimega combinaba una Mega Drive, una Mega CD y encima daba la posibilidad de usarla como reproductor de CD portátil. Todo ello embutido en una máquina del tamaño de un discman muy tocho…  pero no tanto como la Aiwa Mega CD, que era un jodido radiocasete con características parecidas a la Multimega. Como curiosidad, ambas permitían el uso de periféricos como 32X.
Wondermega

También en la línea de las anteriores vio la luz la Victor Wondermega. JVC, conocida marca de lo audiovisual, ayudó a SEGA a crear un sistema de sonido potente para su Mega CD. Como contraprestación, se le dio permiso para desarrollar un sistema propio que aglutinase a Mega Drive y Mega CD. Si bien es cierto que ofrecía una mejor calidad de imagen y sonido, ofreciendo incluso un modo karaoke como extra, su precio resultaba bastante más caro que comprarte ambos sistemas por separado. De esta manera se pegó un hostión enorme en cuanto a ventas, algo que ni siquiera sus diferentes versiones (algo capadas) pudieron arreglar.

Mega Jet, por su lado, imitaba en parte lo que Nintendo había hecho algún tiempo atrás, cuando creó una Famicom XXXL con capacidad para 10 juegos que se distribuyó sobre todo en hoteles. Sin embargo, en vez de dirigirse al ámbito hotelero, SEGA entabló conversaciones con Japan Air Lines para introducir una Mega Drive en sus aviones ante la popularidad de su 16 bits. Eso sí, que conste que tal prestación no estaba destinada a la vulgar y costrosa plebe, sino que era una de las pijadas a las que tenían derecho los pasajeros de las clases más caras. Finalmente acabó apareciendo a la venta para el público en general, aunque no permitía, entre otras cosas, el uso de ampliaciones como Mega CD.

SEGA NomadAsí mismo, Mega Jet fue la base sobre la que se asentó la estructura interna de SEGA Nomad. Esta consola portátil intentó plantar cara sin éxito a Game Boy en Estados Unidos, pero acabó comiéndose los mocos ante el dominio nintendero. Y en cierto modo lo tenía todo para triunfar: potencia, un catálogo enorme desde antes de su salida, retroiluminación en la pantalla y un precio ajustado (180 $ que al poco bajaron de 100). Pero si por algo se caracterizaba SEGA era por pegar batacazos constantemente. No habiendo aprendido de sus errores con Game Gear, volvió a ofrecer una portátil con la misma autonomía que una 3DS y un tamaño descomunal, muriendo así de manera prematura por sus escasas ventas.

Por su parte, Pioneer Laseractive, distribuida en Japón y Estados Unidos, se adelantó demasiado a su tiempo. Este Thunder Megazord de Pioneer ofrecía en un armatoste enorme la posibilidad de reproducir música, videojuegos, diversos programas interactivos, karaoke y películas. Pioneer buscó desde el primer momento la creación de un maquinón dedicado al ocio en sus distintas vertientes, y para su parte videolúdica permitió el uso de juegos de Mega Drive, Mega CD o PC-Engine.

Ya para terminar, habría que realizar una pequeña mención tanto las Mega Drive “recreativas” como  a la llamada Neptune. Al igual que Nintendo, SEGA creó una serie de recreativas con juegos de Mega Drive dentro. La primera, Mega Tech, unía en una misma cabina a títulos de Master System y de su sucesora, mientras que Mega Play únicamente permitía jugar con títulos de la consola de 16 bits. En vez de jugar por vidas, en estas máquinas se hacía por tiempo, pudiendo extenderlo al echar más monedas. Lo que viene siendo el sacacuarterismo elevado al máximo, vamos. Neptune, por su lado fue una consola que desgraciadamente se quedó en la estacada a pesar de su más que apañada propuesta (nótese la ironía). Al estilo de Multimega, pretendía conjuntar Mega Drive con 32X en un solo aparato. Lo cierto es que Saturn estaba cerca de ser lanzada al mercado, por lo que a alguna de las extrañísimas y escasas cabezas pensantes de SEGA se le ocurrió que sería una soberana gilipollez poner a la venta a este producto, quedando así relegada al infierno consolero.

SEGA Neptune

Ordenadores capaces de reproducir juegos de Mega Drive

Otra rama de las múltiples Mega Drive es la formada por la mezcla de consola y ordenador. Las más conocidas son Tera Drive y Amstrad Mega PC. Tera Drive unía bajo un mismo ordenador las bondades de un 286 y la consola de SEGA, quien llegó incluso a planear la aparición de un adaptador de Mega CD para el mismo, siendo cancelado a la postre por las pobres ventas en Japón de sus diversas versiones. Si bien no existe conexión entre ambos sistemas, la idea inicial de este PC fue utilizada para la posterior venta en Europa y Australia de otro ordenador-Mega Drive: el Amstrad Mega-PC, el cual corría a 25 Mhz bajo un 386. Hay que resaltar que en ambos casos lo que se ofrecía era un PC con una Mega Drive independiente acoplada a ellos, por lo que buena parte de la circuitería original de la consola seguía presente.

Sega Tera Drive

Por último, y aunque sean menos conocidos por su nula expansión occidental al estar su target de mercado en oriente medio, los Al Alamiah AX eran básicamente una de las variantes del estándar MSX. Estos ordenadores con nombre de delantero del Milán, al igual que los anteriores incluían de forma paralela a la Mega Drive, y lo curioso es que lo hicieron en 1989, apenas un año después del lanzamiento de la videoconsola en Japón.

al alamiah a 660

Tectoy, o cómo revivir un legado (y mantenerlo)

Un caso excepcional en el mundo del videojuego es el que representa el caso brasileño. En los tres mercados principales, Japón, Norteamérica y Europa, Mega Drive lleva años muerta. Los únicos vestigios que quedan de aquellas consolas y cartuchos –mundo abandonware aparte-  son las tropecientas recopilaciones que han ido apareciendo para consolas como PlayStation 2, o las reediciones en mercadillos virtuales y plataformas como Steam, los cuales para mi gusto y aunque respeto a quien los compre, me resultan chusteramente sacacuarteros.

Y sin embargo existe un oasis de la hostia al otro lado del Atlántico, en Brasil concretamente. Allí una empresa llamada Tectoy distribuye desde hace años Master System y Mega Drive propias, pero licenciadas. Ahí quedan las distintas variantes de Mega Drive 3 (no confundir con Genesis 3) y Mega Drive 4, teniendo esta última incluso un clon de Guitar Hero con su correspondiente guitarra de plástico de los chinos. Si nos centramos en los juegos, Tectoy ha realizado tanto reediciones de juegos clásicos como conversiones de títulos que no aparecieron en su época para ambos sistemas. Por mencionar un par de ellos, ahí están el Street Fighter II de Master System, o el Duke Nukem 3D versionado para 16 bits.

mega drive 4 guitar idol

 

Otras consolas recientes licenciadas (o no) por SEGA

Si bien es cierto que en el resto del mundo Mega Drive no tiene el estatus de culto que posee en Brasil, últimamente han aparecido varias consolas con o sin licencia de SEGA.
Arcade PortableYa sean portátiles o de sobremesa. La mayoría de estas vienen con una sartenada de juegos en memoria y algunas incluso no tienen bloqueo regional, por lo que vienen de perlas para probar títulos japos sin tener que tirar de adaptador.

Aún teniendo otras competidoras, la empresa con mayor protagonismo en estas lides es AT Games, quien crea las consolas para después delegar la distribución a otras como Blaze. Esto ha creado problemas en cuanto a la denominación de los diferentes sistemas, puesto que se pueden ver muchas consolas iguales con distinto nombre a lo largo del mundo. Por poner un ejemplo, podemos ver el caso de Arcade Ultimate, también conocida como Sega Mega Drive Arcade Ultimate Portable o MD Play, entre otros nombres.

Por último, hay que hacer un hueco a consolas sin licencia que también permiten revivir tiempos ya lejanos. Muchas permiten no solo jugar con obras de Mega Drive, sino que también incluyen slots para otros sistemas como Super Nintendo o NES. Algunos ejemplos de ello son Dualstation, Retron III o la futura Retron V, la cual, si no existen inconvenientes será compatible con NES, Mega Drive, Super Nintendo, Game Boy, Game Boy Color y Game Boy Advance. Un jodido orgasmo retro, vaya… aunque hay que tener cuidado con estos aparatejos, puesto que la calidad de los mismos a veces deja muchísimo que desear, no pasando en algunos casos de ser simples emuladores. Emuladores nada comparables a aquella robusta primera versión de Mega Drive, a la cual muchos reventamos durante tardes hace no demasiado tiempo. De hecho, qué coño, yo sigo haciéndolo.

Referencias

Subsecciones varias de Segaretro, Videogame console library y Museo 8 bits.

Sega Driven. Sega Multi Mega.

Museo 8 bits. Genesis 3.

Infoconsolas. Prototipos: Sega Neptune.

Old-computers. Tera Drive.

Computing History. Amstrad Mega PC 386SX.

SH2 Central. Al Alamiah AX 330/ AX 660 / AX 990. Un híbrido entre MSX y Sega Mega Drive.

Sega Arcade. SEGA Mega Drive Reactor.

Bootleg Games. Retron 3.

Comprad Eador: Masters of the Broken World

El logro de XBox One