Capcom Five, historia de una traición

Escrito por en Artículos - 14 enero, 2013

capcom-five

Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: al que yo besare, ése es; prendedle. Y enseguida se acercó a Jesús y dijo ¡Salve, Maestro! Y le besó.

San Mateo – 26:47-49

Toda historia tiene su principio y éste se haya a finales del año fiscal del 2002. GameCube llevaba seis meses de vida y solo había vendido 3.8 millones de unidades. Playstation 2 llevaba 28 millones en todo el año así que no se puede decir que reinara la felicidad en Nintendo. Pero Satoru Iwata, CEO de Nintendo, tenía una ligera mueca de sonrisa en la cara que algo debía significar. El 12 de noviembre, Capcom anunció que sacaría cinco nuevos títulos exclusivos, los llamados Capcom Five, para la consola de Nintendo: P.N.03, Viewtiful Joe, Dead Phoenix, Killer 7 y, redoble de tambores, Resident Evil 4. Todo esto bajo una declaración de intenciones que pasó a la posteridad.

«En una industria donde creas para divertir y entretener, ¿no te sientes mal por culpa del continuo retroceso en cuanto a emociones y a nuevas experiencias?»
«Creemos que la falta de emoción es únicamente la culpa y responsabilidad de nosotros, los creadores. Igualmente, creemos que es nuestra misión y responsabilidad el crear algo que merezca la pena para el usuario.»
«En un mercado que se ha vuelto insulso con juegos que dependen de los personajes y secuelas, nosotros queremos coger esta oportunidad para anunciar cinco juegos nuevos y excitantes para Gamecube.»
«Por el crecimiento de la industria de videojuegos. Por Gamecube.»

Aplausos y lágrimas de emoción por doquier se sucedieron. Capcom alzaba una bandera de rebelión en pos de la originalidad en los juegos. Por un mundo lleno de videojuegos nuevos. Muchos alzamos el puño gritando a pleno pulmón: ¡Viva Capcom! ¡Viva la revolución!. Parecía que dos viejos amigos volvían a trabajar como antaño hicieron. Capcom y Nintendo. Nintendo y Capcom.

pn03Capcom y Nintendo siempre han tenido una buena relación. Un vínculo estable y productivo que ha dado multitud de títulos pero quizás Mega Man sea el adalid de esta concomitancia. El videojuego del robot azul no era un port de ninguna recreativa como solía hacer Capcom con otros juegos suyos, esta vez se trataba de una nueva IP desarrollada para Nintendo Entertainment System aparecida en 1987 y que fue un éxito total. Solo cabe recordar que la franquicia Mega Man ha dado un reguero interminable de títulos, 129 en total. Normal que Nintendo y Capcom se hicieran tan cercanos. Ese amor perduró por los años, tan solo hay que ver que en plena guerra de los 16 bits Capcom lanzó doce videojuegos en Mega Drive (seis de ellos compartidos con su rival) mientras que «El Cerebro de la Bestia» recibió la friolera de treinta y siete títulos. Nintendo y Capcom. Capcom y Nintendo. La distancia de 56 kilometros entre Kyoto y Osaka no era un impedimento para este idilio. No era un amor de verano cualquiera, era un relación estable que se mantenía gracias al éxito de los títulos de la compañía en las consolas de Nintendo. Todo entre arrumacos y besos a medianoche.

Toda relación tiene sus altibajos y este bello vínculo sufrió una brecha con la llegada de Playstation al mercado. El empecinamiento de Hiroshi Yamauchi, antiguo CEO, en hacer que desarrollar juegos para Nintendo 64 fuera complicado para «evitar juegos third party faltos de talento» hizo que la, hasta ahora, bella relación con Capcom se fuera al garete. Un total de tres juegos fueron desarrollados por la compañía de Osaka (Mega Man 64, Magical Tetris Challenge y Resident Evil 2, port algo especial del juego aparecido en PSX) mientras Playstation recibía un tropel de videojuegos (81 títulos), destacando nuevas franquicias como Resident Evil que a partir de aquí se convertiría en el nuevo Mega Man en cuanto a explotación. Hasta Sega Saturn, el fracaso de SEGA, recibió más videojuegos (44 títulos) que la consola de los 64 bits.

joePero volvamos a finales del 2002 donde estas viejas rencillas ya no importaban. El viejo Yamauchi ya no estaba a cargo de la empresa e Iwata quería volver a la senda del éxito. Capcom y Nintendo volvían a ser esos viejos cómplices. O eso al menos creía el iluso Satoru ya que Capcom parecía tener unos planes bien diferentes. Primero confirmaron que los cinco juegos llegarían en exclusiva para la consola el 10 de diciembre del 2002. Los fans de Nintendo no tuvieron tiempo a respirar tranquilos ya que un mes después negaron las declaraciones sobre la exclusividad de los cinco juegos y la división estadounidense de la compañía dijo que se trataba de información errónea. Había sido un malentendido. El único juego exclusivo de GameCube era Resident Evil 4 y el resto de títulos podrían salir en otras consolas. A Iwata se le cayeron un par de lágrimas de tristeza. Le salía el tiro por la culata… pero al menos les quedaba en exclusiva la joya de la corona: Resident Evil 4.

A medida que los diferentes juegos de este peculiar rat pack comandado por Shinji Mikami (creador de Resident Evil) fueron saliendo al mercado, las cosas no iban como se suponía. P.N.03 fue un fracaso a nivel de ventas y crítica. Viewtiful Joe fue mucho más celebrado, sobre todo en cuanto a crítica y creó un universo de personajes para la posteridad aunque no fue ningún «vendeconsolas». Un caso diferente fue el de Killer 7, juego que dividió a la muchachada pero que supuso la plataforma de lanzamiento para su creador, Goichi Suda, y el de su estudio, Grasshopper Manufacture. Dead Phoenix, una suerte de Panzer Dragoon que nunca salió a la luz fue cancelado sin demasiadas explicaciones al respecto.

GameCube no despegaba. El fracaso del cacareado «Capcom Five» era más que evidente pero Satoru Iwata aún seguía agarrándose a un clavo ardiendo: Resident Evil 4, el juego exclusivo de GameCube. Ante todo pronóstico, Capcom se la volvió a jugar y dos meses antes del lanzamiento del título anunció que Resident Evil 4 llegaría a Playstation 2. El horror. Resident Evil 4 sería exclusivo de GameCube por tan solo nueve meses (11/01/2005-25/10/2005), algo bastante diferente a lo que se prometió en un primer momento (exclusividad de cinco títulos), se confirmó más tarde (exclusividad única de Resident Evil 4) y lo que acabó siendo (P.N.03, único juego en exclusiva pero más bien porque no se atrevían a perder más dinero lanzándolo en otras plataformas). Iwata probablemente acabaría llorando en un pequeño rincón del asiento que heredó del viejo Yamauchi.

Resulta gracioso comprobar como Resident Evil 4, el juego presuntamente exclusivo de GameCube, acabó siendo portado a Playstation 2, PC, Wii, móviles, N-Gage (salió una versión bastarda llamada Resident Evil Degeneration que era clavada a la versión Mobile), iOS, Zeebo, iPad, Playstation 3, Xbox 360, Playstation Network y Xbox Live. Pocas plataformas para ser un juego presuntamente exclusivo de Gamecube, eh.

Uno no puede hacer otra cosa que preguntarse por qué Capcom mareó tanto la perdiz pero no se ha aclarado nada del suceso por parte de ambas compañías. Recientemente se ha descubierto que Shinji Mikami no quería que su criatura llegase a Playstation 2. Parece que el creador estaba frustrado desarrollando para la consola de Sony así que se reunió con Kevin Bachus, co-creador de Xbox, en las navidades del 2000 para contemplar un posible Resident Evil 4 en Xbox. La reunión no fue como se esperaba gracias a diversos malentendidos fruto de la traducción así que Mikami acabó reuniéndose con Nintendo y por ello Resident Evil 4 sería, en un principio, exclusividad de la consola del cubo. Cabe destacar que Mikami acabó marchándose de Capcom en el 2007 tras la disolución de Clover Studios para formar la actual Platinum Games, en la que él tampoco está ya.

killer-7

La relación entre Nintendo y Capcom ya nunca ha sido igual. Tras la conmoción con Resident Evil 4, Capcom lanzo únicamente tres juegos más para GameCube (Viewtiful Joe: Red Hot Rumble, Killer 7 y Mega Man X Collection) y ninguno de ellos fue una exclusiva. Nintendo DS recibió veinte títulos de la compañía destacando entre ellos la franquicia Phoenix Wright, remakes de Game Boy Advance. Resulta curioso que PSP haya recibido cuatro juegos más que Nintendo DS aunque la consola de la gran N tuviera un mercado mayor. La sucesora de Gamecube, Wii, ha recibido dieciocho títulos, entre ellos una edición especial de Resident Evil 4 para el mando de la consola. Seguramente en las oficinas de Capcom reinaran las risas ante esa pequeña broma. Aún es pronto para valorar los juegos lanzados en 3DS y Wii U pero parece que las rencillas se han dejado a un lado para poder seguir ganando panoja. Que para eso están.

Ignorando por un momento el conflicto que da pie a este artículo, me gustaría que volviéramos a centrarnos en las bellas palabras que salieron de Capcom el 12 de diciembre del 2002. Esto es una industria y el objetivo primordial de la misma es ganar dinero. Eso no quita que me apene que esas declaraciones tan de auteur no dejaran huella alguna en la compañía dirigida por Kenzo Tsujimoto y Haruhiro Tsujimoto. Después del 2002, hemos visto fritos y refritos de la compañía por todas partes. Secuelas y más secuelas es lo que pide el mercado y ellos religiosamente dan su ración a la muchedumbre. No solo ocurre en Capcom, pasa en la mayoría de las grandes empresas del mundillo, pero aún escuecen las frases revolucionarias en las que se piden más juegos atrevidos e innovadores que parecen haber desaparecido de la mente de todos los que dirigen el cotarro. Quizás Dragon’s Dogma sea de lo mejorcito que ha salido de Capcom en cuanto a nuevas franquicias en mucho tiempo y esperamos que Remember Me sea otro título de calidad pero la sobresaturación de secuelas insustanciales empieza a cansar y el auge de pequeños estudios de desarrollo indica que el jugador también está cansado de comer lo mismo todos los días. Sobre todo cuando hay alternativas mucho más apetitosas en casi todos los frentes.

Resident-Evil-4-COVER

James Silva y sus jueguicos

«Omerta: City of Gangsters» a precio de saldo en España