Análisis: Palm Heroes

Escrito por en Análisis - 15 agosto, 2010

Lo de Palm Heroes me desconcierta bastante. Su equipo de desarrollo, Palm Heroes Team (como veis la imaginación no es su fuerte), no tiene ninguna vinculación visible con Ubisoft o New World Computing. Y sin embargo, su juego no es que se parezca a la saga Heroes of Might and Magic en general y a su segunda parte en particular, es que es jodidamente calcado. Y cuando digo calcado me refiero a píxeles, habilidades, unidades y sonidos literalmente copiados y pegados desde la obra de referencia. Claro que si esto es o no legal a mi me da igual, porque yo he venido aquí a hablar de mi libro hablaros del videojuego.

Estos dos primeros párrafos son para los que no han jugado nunca a Heroes of Might & Magic 2. Así que si ya lo has hecho salta al tercero, en el que hablo de la única parte original del juego.

¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa?

¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa? ¿A qué esperas, carapapa?

Un momento…

El único apartado original presente en Palm Heroes es, como es lógico, su sistema de control. Ahora bien, para ser justos con el equipo de desarrollo, un mal sistema de control podría haberse cargado completamente la experiencia. Y de hecho, por lo que he leído, en versiones anteriores era así. Por suerte en esta última versión 1.6 las cosas funcionan bastante bien y los controles responden a la perfección ante cualquiera de los muchos “atajos de dedazos” que tenemos a nuestra disposición. Desde mantener un dedo pulsado en la pantalla mientras con el otro seleccionamos una unidad para ver sus estadísticas, hasta hacer el gesto de un pellizco para acercar la cámara y tener mejor visibilidad, todo funciona a la perfección. Y aunque no resultan fáciles de aprender y al principio pueden ser confusos, ahí está el manual en formato PDF en el que viene explicado absolutamente todo para que hasta un mono titi pueda pasárselo en grande jugando a Heroes of Might & Magic. Sí Carca, eso va por ti.

Más allá del sistema de control, debo destacar que Palm Heroes no incluye las campañas originales del HoMM2. En su lugar tiene más de cincuenta mapas de partida rápida de todos los tamaños (S, M, L y XL), con sus propias historias independientes, héroes y “quests”. Mapas que por supuesto podremos jugar tanto para un sólo jugador como en el glorioso modo “hotseat”, es decir, turnándonos con un amigo en el mismo dispositivo. Algo que si bien se antoja bastante improbable en iPhone, en iPad puede llegar a ser jodidamente glorioso. Sin embargo, su gran punto negro es que no trae modo de juego vía Wi-Fi. Y a ver, no es que lo fuese a utilizar ni mucho menos, pero saber que puedo batirme en una partida de Palm Heroes con cualquiera en cualquier momento es algo que le sumaría muchos puntos al cóctel.

… esto me suena.

Para terminar, lo único que puedo decir es que Heroes of Might & Magic 2 es un título maravilloso en PC y lo sigue siendo en esta versión para portátiles. Sus desarrolladores han hecho todo lo posible para que el cambio de plataforma sea lo menos traumático posible y lo han conseguido. No ya porque los controles sean una gozada en cuanto te haces con ellos, sino porque detalles como que al iniciar el juego siempre vuelvas automáticamente a donde dejaste la partida, hacen que poder jugar a Palm Heroes en cualquier parte y durante cualquier periodo de tiempo sea divertido. Y eso es lo máximo a lo que cualquier videojuego debería aspirar.

Mercadillo Ilustre Vol. 61

Galious y sus guitarritas (II)