Archivo de la etiqueta: Los Géneros Perdidos

Los Géneros Perdidos: videojuegos de Ajedrez

Escrito por en Artículos - 22 abril, 2015

Cerrad los ojos y retroceded en el tiempo. Sois ese chaval de 11 años que recientemente estrenó su nueva consola de videojuegos. Es Navidad, una de las pocas celebraciones, junto a cumpleaños y buenas notas, en los que te pueden regalar un videojuego. Y ese paquetito rectangular con una etiqueta con tu nombre apunta que esta vez ha habido suerte. Esperas con ansia que sea uno de los bombazos que aparecen en las revistas o uno de los que salen en ese folleto promocional que sabes de memoria. Pero, al retirar el papel te encuentras con esto:

Los Géneros Perdidos: Matamarcianos

Escrito por en Artículos - 14 julio, 2011

Hubo un tiempo que los videojuegos se llamaban “marcianitos”. Entonces, juegos como Space Invaders, Phoenix, Asteroids o Galaga arrasaban en los recreativos. Nuestro papel: controlar una nave espacial y mantener a raya los ataques alienígenas. Algunos irán de guays y los llamarán “shoot’em ups”, pero a mi me gusta más llamarlos matamarcianos.

Los Géneros Perdidos: Aventuras Conversacionales

Escrito por en Artículos - 27 mayo, 2011

Los Géneros Perdidos: Aventuras Conversacionales
Aunque a los que nacieron con una Playstation bajo el brazo les pueda parecer raro, hubo un tiempo que para jugar no hacían falta pads, joysticks, ratones o kinects y podíamos controlar un juegos con tan solo escribir palabras. Como si un juego de rol tradicional se tratara, interactuábamos con un narrador, describiendo nuestras acciones y avanzando así en la aventura. Se trataba de las Aventuras Conversacionales.

Los Géneros Perdidos: Deportivos Machacabotones

Escrito por en Artículos - 7 abril, 2010

Deportivos machacabotones Banner copia

El mundo de los videojuegos avanza a pasos agigantados y los juegos quedan obsoletos en cuestión de meses. Lo que hace unos años nos parecía divertidísimo ahora puede aburrirnos como ostras sordomudas. Los géneros crecen, evolucionan y se sofistican y, aunque nos pese a algunos, muchos quedan apartados a un lado del camino para no volver. Son los Géneros Perdidos.