Archivo de la Categoria: Retro Amor

Los 128 bits ya son retro

Retro Amor: The Mark of Kri

Escrito por en Retro Amor - 11 marzo, 2014

Os pido permiso para hacer el primer Retro Amor de un juego de Play Station 2. A pesar que todavía haya estanterías o cajones con “seminuevos” en el GAME, creo que con Play Station 4 ya en el mercado, dando un salto de dos generaciones, y que el juego en cuestión tenga ya más de 10 años son motivos suficientes para hacerlo. Además, si no me dais permiso me la suda, porque ahora mismo me apetece hablar de The Mark of Kri y así lo voy a hacer.

Profesor Moriarty, supongo

Retro Amor: Loom

Escrito por en Retro Amor - 15 febrero, 2014

La placidez de la Era de los Grandes Gremios tocaba a su fin. En lugar de buscar en su tejer neoconservador las causas de los errores en el Patrón que se propagaban por toda la Trama, los ancianos del Consejo pretendían echarle el muerto a otros. La llegada de la Tercera Sombra era inminente, el caos se extendería sin remedio. Bobbin Threadbare, un joven que acababa de cumplir 17 años, no veía perspectivas de futuro en su tierra, el acceso a la educación era imposible para un chico como él. Así que decidió seguir la recomendación de la vieja Hetchel de abandonar el Telar. Con lo puesto, dejó su isla natal para formarse como tejedor y encontrar su sitio en el universo —lo que viene siendo la enriquecedora movilidad exterior—, intentando huir de las garras de Caos.

¡Rubia! ¡Sube que te llevo!

Retro Amor: Out Run

Escrito por en Retro Amor - 24 enero, 2014

El mundo de la automoción me la resbala muchísimo. Nunca me han interesado una mierda los coches, ni las carreras, ni los rallies, ni tampoco era de esos que se metía en una autoescuela nada más cumplir los 18 años. Para mi, un coche es un medio de transporte necesario que me lleva a mi y a mis trastos de un sitio a otro y no un objeto de deseo o un símbolo de estatus. Y, como podéis suponer, los videojuegos de la conducción no son mis favoritos. Pero aquí estamos, hablando de Out Run

Sonic X-Treme quería competir con él, pero menos mal que lo abortaron

Retro amor: Super Mario 64

Escrito por en Retro Amor - 13 enero, 2014

Tras su apariencia de buenazo y de niño que solo ha envejecido por fuera, todos sabemos que hay un Miyamoto que gusta enormemente de practicar un deporte al que muchos intentan jugar, algunos llegan a dominar y muy pocos consiguen realizar con maestría. Hablo de sacarse la chorra, de qué iba a ser si no. En 1996 lo volvió a hacer. Por entonces aparecieron caramelos como Quake, la primera tanda de Pokémon o Resident Evil, pero el pelotazo del curso lo dio Nintendo, cuando Miya-san decidió bajarse la bragueta una vez más para asombro de todo Cristo.

El Arcade de Castlevania

Retro Amor: Haunted Castle

Escrito por en Retro Amor - 15 noviembre, 2013

Si alguno de los presentes no conoce la saga Castlevania merece ser expulsado a collejas hasta que no se pase el castillo invertido del Symphony of the Night. Sin embargo, supongo que habrá más de uno que desconoce que Castlevania, como muchos otros juegos de Konami, tuvo una versión Arcade. Y si no lo sabéis, seguramente se debe a que nos llegó con el nombre de Haunted Castle.

Juegos que solo hemos jugados nosotros, parte MXIXV

Retro Amor: Seiken Densetsu

Escrito por en Retro Amor - 25 octubre, 2013

Si algo se le daba bien a la Squaresoft de antaño era sacar RPGs de calidad cada dos por tres. Desgraciadamente los europeos nos tuvimos que comer los mocos durante mucho tiempo, viendo cómo no nos llegaban ni la mitad de los títulos que salían en Japón: ahí queda como ejemplo Final Fantasy VII, el primer Final que consiguió llegar a nuestras tierras. Pero lo peor no fue solo que nos perdiésemos los juegos de dicha serie, sino también todas las virguerías que iban apareciendo alrededor de la misma… y que en algunos casos la superaban. Sin embargo, con Seiken Densetsu tuvimos más suerte de lo habitual.

¡Hazte con todos! ¡Y con todas!

Retro Amor: Azure Dreams

Escrito por en Retro Amor - 23 octubre, 2013

Azure Dreams es rara avis dentro del vasto mundo de los JRPGs. Aún me pregunto como pudo llegar a Europa. Bueno sí, era el auge del RPG y tras el desembarco de Suikoden y Vandal Hearts, probablemente pensaran que no perderían nada al intentarlo. En España se la pegó bien pegada mientras que los americanos lo trataron con mayor justicia. Yo lo encontré en un videoclub de Torremolinos. Lo alquilé, jugué, me enamoré y puse la grabadora de mi amigo Poncho en marcha. Ya tenía un nuevo JRPG al que jugar.

Erizos portátiles

Sonic Pocket Adventure

Escrito por en Retro Amor - 15 octubre, 2013

Cuando uno piensa en los antiguos juegos portátiles de Sonic, lo primero que se le viene a la cabeza son las entregas de Game Gear, si acaso otras más recientes como las de Game Boy Advance. Y la verdad es que salvando alguna que otra excepción no salen bien paradas en comparación con los juegos de 16 bits. Sin embargo, hay un título en 2D que merece la pena catar aparecido para Neo Geo Pocket Color… y eso que el erizo ya tenía lentillas verdes.

Tetas pixeladas, volumen 2

Retro Amor: Tomb Raider II

Escrito por en Retro Amor - 9 octubre, 2013

En el mundillo de los videojuegos, las excepciones al refrán “Segundas partes nunca fueron buenas” son legión (o al menos lo eran). Algunas de las grandes sagas que nacieron con los gráficos poligoneros de los 32 bits tuvieron grandes secuelas que ofrecían más y mejor que el inicio de la saga, aunque perdiendo parte de la frescura u originalidad que hace que los pioneros pervivan en la memoria de los jugadores con más viveza. Tomb Raider II es una de esas secuelas.

Retro Amor: Virtua Racing

Escrito por en Retro Amor - 2 agosto, 2013

virtua racing

SEGA la tiene más grande y más gorda. SEGA te mete en vena lo que otros no tienen cojones de hacer, como vender videoconsolas con arquitectura Lego a tamaño XXL. SEGA siempre va por delante en cuanto a graficazos se refiere. ¿Todavía andas con jueguicos donde pululan sprites por dos insulsas dimensiones? Toma polígonos como hostias. Toma realidad virtual. Toma Virtua Racing.

Retro Amor: Power Spikes

Escrito por en Retro Amor - 31 julio, 2013

power spikes
Power Spikes 2 es un juego de voleibol en el que, además de poder jugar con equipos nacionales normales y corrientes, es posible hacerlo con equipos formados por robots que participan en una liga interestelar. En esta liga el árbitro es una suerte de Cortocircuito con los dedos locos, en lugar de puntos hay barras de vida por equipos, y los jugadores son capaces de hacer tiros especiales que involucran fuego, rayo y demás ataques elementales. Y pese a todo eso, mucho ojo, prefiero el primer Power Spikes, que solo incluye seis equipos jugables (tres masculinos y tres femeninos) y ninguno de ellos tiene roboces, sino sucios humanos llenos de huesos y músculos.

La máquina de la metralleta

Retro Amor: Operation Wolf

Escrito por en Retro Amor - 18 julio, 2013

Si hay algo capaz de volver loco a la chiquillada en los salones recreativos eran aquellas máquinas que sustituían las palancas y botones por algo que acercara nuestra experiencia con el juego a la sensación de estar manejando algo más parecido a la realidad. No era raro ver arcades con volantes o manillares. Entonces llego Taito y deslumbró a toda una generación con una ametralladora. Y todos nos quedamos maravillados ante Operation Wolf.

Retro Amor: Mother 2

Escrito por en Retro Amor - 5 abril, 2013

Conocido por muchos por su nombre americano, Earthbound, Mother 2 es la secuela del juego creado por Shigesato Itoi y que tiene el honor de ser el único juego de la trilogía que ha salido fuera de Japón. ¿Qué tiene de especial Mother 2 que hace que todo el mundo lo conozca? Un seguero como yo miraba con atención siempre que hablaban de él en las revistas que compraba cuando era un zagal. Llegué a leer la expresión «un RPG mundano». Pensaba que se trataba de un cartucho en el que debíamos vivir el día a día de un chaval en su barrio. Yendo al colegio, jugando en su casa, paseando al perro. Cuando el año pasado lo caté al fin, descubrí que no podía equivocarme más respecto al juego.