Archivo de la Categoria: Indiegencias

9 de 29 - VOY BASTANTE MAL

Zebra

Escrito por en Indiegencias - 12 febrero, 2016

Hay muchos juegos que te emocionan, pero muy pocos que te jodan físicamente. Los juegos de terror, los buenos, te aceleran y te generan un malestar que muchas veces se hace inaguantable y te obliga a apagar la consola. Hay juegos muy difíciles que generan tensión y agotamiento casi físico. Hay predicadores que aseguran que los nintendos pueden provocar epilepsia que es demonio. Hay e-Sports tan exigentes que provocan lesiones de muñeca. Seguro que hay gente que se ha hecho daño jugando a la Wii. La Virtual Boy provocaba jaquecas. ¿Pero hay muchos juegos pensados expresamente para jodernos? No se me ocurren demasiados, pero Zebra es uno de ellos.

8 de 29

Ananke

Escrito por en Indiegencias - 9 febrero, 2016

A veces sabes que un videojuego te está mintiendo y que esconde algo. Si la sorpresa final merece la pena, el jugador puede perdonar lo que sea. Si lo resuelve de forma torpe y el resultado no merece la pena, el jugador se siente estafado y siente que ha perdido el tiempo y que sus acciones dentro del juego no han servido para nada. Ananke te engaña, pero su atmósfera consigue que no sientas que estás perdiendo el tiempo y te guarda una sorpresa final que vale los 20 o 30 minutos que puede llegar a durar la partida.

Mejor que el ascensor de Mass Effect

The Everything Building

Escrito por en Indiegencias - 8 febrero, 2016

Últimamente no le doy a videojuegos que necesiten ocupar un buen espacio de mi vida. No tengo ganas de meterme en huertos con un mínimo de 10 horas de duración ya que más bien busco obras que me produzcan una satisfacción más inmediata. Esto va por rachas, lo sé, pero es en estos títulos más accesibles en los que ocupo por ahora mi tiempo dedicado al ocio interactivo. Mi última crítica es buena prueba de ello. Por eso The Everything Building casa muy bien en estas particulares características que le demando actualmente a los videojuegos: jugabilidad pura y dura.

7 de 29

Bro Fist Simulator

Escrito por en Indiegencias - 7 febrero, 2016

Os traigo lo mejor de la semana. El QWOP de chocar la mano. El Tony Hawk de la lengua de signos. El Octodad de quedarse sin dedos. El Dark Souls de los saludos. El Ciudadano Kane de las parodias de lo masculino. Bro Fist Simulator es un juego que cumple justo lo que promete: una simulación infinita de choques de puños. Es un juego gratuito para navegador, que puede descargarse para jugar en multijugador y que pretende conseguir apoyos en Steam Greenlight para publicarse en territorio de Gaben.

4 de 29

Home

Escrito por en Indiegencias - 5 febrero, 2016

Sé que me vais a decir que este juego es decepcionantemente corto, pero me la voy a jugar igual. Es bonito, está bien hecho, tiene unos gráficos preciosos, los dos puzles plataformeros que tiene son decentes y mover al protagonista da gustirrinín. A mí también me ha sabido a poco, pero eso no me ha impedido disfrutarlo. No seais vinagres. Jugadlo con el café de la mañana y paladeadlo tranquilamente.

2 de 29

Megamash

Escrito por en Indiegencias - 2 febrero, 2016

A veces no necesito que un juego sea bueno para que me llame la atención. Ni siquiera necesito que me divierta. Tampoco me importa que me decepcione. Megamash es una indiegencia gratuita y normalita. Ni le he dedicado mucho tiempo ni creo que lo haga. Es un juego que está bien. En general, está bien. Pero contiene una idea que me vuelve loco: el protagonista del juego es un glitch. Esto no es nuevo. En FEZ, por ejemplo, el origen de los poderes de Gómez y del apocalipsis que amenaza el universo era un fallo en el juego. Megamash le da un significado distinto y muy interesante a esa idea.

Análisis: Downwell

Escrito por en Análisis, Indiegencias - 25 enero, 2016

Una paleta de colores reducida como ella sola y unas mecánicas sencillamente acojonantes son los ingredientes de un mejunje maravilloso llamado Downwell. Un juego que es simple como el mecanismo del cerebro de nuestro amado Rajoy pero que a la vez resulta difícil de dominar, como los andares de Kirkis y servidor cuando llevamos 7 cubatas. Una indiegencia que lo parte sin muchos alardes, siguiendo la estela de las partidas cortas generadas aleatoriamente que tantas pajas están dando obras como Nuclear Throne.

Less Than A Half Minute Hero

Ten Seconds To Live

Escrito por en Indiegencias - 10 agosto, 2015

Te despiertas jodido en tu casa. No sabes bien qué ha pasado. Te han dejado un mensaje para decirte que te han envenenado y te queda poco tiempo de vida. Si fueras Jason Statham te pondrías a gritar como un animal, te meterías en una espiral de cocaína, red bull, spray nasal, epinefrina, peleas, acrobacias y conducción temeraria que te mantendría con vida hasta que consiguieras vengar tu muerte. Pero no eres The Stath y esto no es Crank, la mejor película de la historia. Sólo te quedan 10 segundos. Ese es el tiempo que tienes para encontrar el antídoto en tu casa.

Clouds Below

Escrito por en Indiegencias - 19 julio, 2015

Decía un profesor una vez que un buen librero es el que sabe colocar los libros de modo en que te vayan llevando de lo que conoces y te gusta hasta lo que desconoces pero sabes que te va a gustar y hace así que siempre acabes comprando algo. Yo creo que itch.io lo tiene que llevar un muy buen librero. Con su mezcla de indiegencias conocidas con otras salidas de la nada (muchas de ellas gratuitas), es la tienda digital donde más se respira el potencial descubrimiento de joyas escondidas.

Zelda 2 indie y al revés

Project Maiden

Escrito por en Indiegencias - 9 julio, 2015

A lo largo de su historia, el videojuego nos ha enseñado una verdad que se repite en casi todos los títulos: a medida que avanzamos vamos haciéndonos más poderosos. Ya sea a través de la conquista de nuevas habilidades para nuestro avatar virtual o a raíz de nuestra propia experiencia con el videojuego que nos va convirtiendo en mejores jugadores. Con cada nueva pantalla que superamos, un buen diseño en el juego nos confiere nuevas mecánicas o una mejora, o power ups, en nuestro personaje. Al menos ha sido la tónica habitual en la concepción del videojuego más clásico. ¿Qué pasaría si fuese al revés? ¿Qué ocurriría si desde un principio tuviéramos todas las habilidades y nuestro personaje las fuera perdiendo al superar cada escenario? Eso es lo que nos muestra Project Maiden.

Esta no es una indiegencia

THERE IS NO GAME

Escrito por en Indiegencias - 6 julio, 2015

Creo que uno de los signos de madurez de un medio comienza cuando se empieza a juguetear con lo metalingüistico. La mayoría de las artes terminan por hacerlo y los videojuegos no son un caso aparte. Desde hace tiempo el videojuego tiene conciencia de sí mismo. Se ha mirado al espejo y se ha reconocido. Autorreferencias, parodias de situaciones que hemos vivido en otros videojuegos e incluso videojuegos sobre crear videojuegos. Quizás la obra más recordada en estas cuestiones sea The Stanley Parable ya sea por su cercanía temporal o por lo magnífico que es. Y seguro que cada vez más aparecerán videojuegos ingeniosos bajo su inspiración. Como THERE IS NO GAME, la indiegencia del día.

Platafomas con FEELS

Dolly

Escrito por en Indiegencias - 2 julio, 2015

Si hay un género del que el mundo indie ya se ha adueñado casi por completo es el de plataformas. Hay tantos y de tantos tipos que uno se pierde en un mar de videojuegos con el salto como mecánica fundamental. En base a ello, los desarrolladores independientes se han especializado en títulos donde suelen haber pinchos en vez de los habituales enemigos a los que Nintendo nos enseñó a saltar encima para eliminarlos. Y sí, juegos donde mediante el salto hay que superar obstáculos hemos visto a gritones pero Dolly es especial.

Dos botones, tú, hostias a tutiplén

One Finger Death Punch

Escrito por en Indiegencias - 29 junio, 2015

No siempre más es mejor, y de ello se encargan de demostrarlo la ingente cantidad de títulos que pululan en Google Play o la Apple Store que pueden ser manejados con un par de comandos. One Finger Feath Punch es un titulito de hostias que, traicionando a su propio nombre por ser controlado con dos dedos, juega la baza de la simplicidad mezclada con puñetazos bien llevados a cabo para enganchar cosa mala.