Archivo del Autor: Marbu

Sobre Marbu...

Una chica trastornada y desequilibrada a la que Kirkis y Andresito encontraron en una caja de zapatos tirada en la calle en un día de lluvia, y decidieron adoptar como mascota. La comparación con una galleta no es porque sea dulce y esté buena, sino por las galletas que mete. Sin embargo, aunque en ocasiones lo parezca, no odia a la humanidad: solo a los que la estropean. Mantiene el record Ilustre de menor frecuencia de posteo, y es el único miembro del equipo que tiene una PSP... ¡y que admite publicamente que le gusta!

Alicia Croft en Rescate, el juego del PP

Escrito por en Noticias - 19 noviembre, 2010

El mundo de la política se adapta a los tiempos que corren, a los tiempos de interneteo, Facebook, Aifon, y videojuegos. Y así, la división catalana de uno de los partidos políticos más señalados de nuestro país, ha demostrado su espíritu pionero y progresista realizando un videojuego publicitario, disponible en formato flash y iPhone, como parte de su campaña para las próximas elecciones.

Playhacks

Escrito por en Artículos - 11 agosto, 2010

Cuidado, no nos confundamos con el título. Al oir la palabra «hacker», casi todo el mundo piensa en un experto pirata informático capaz de romper cualquier sistema de seguridad, de colarse en tu pc y bajarse las fotos en pelotas de tu novia o espiarte en el Mésenller, de robarte el dinero cuando compras por internet, o de entrar en los sistemas informáticos del Pentágono y empezar a lanzar misiles. O en gente que modifica juegos para cambiarles la historia, crear nuevos niveles, o cambiar todos los sprites por cosas obscenas.

Homenaje Ilustre a Dio

Escrito por en Artículos - 20 mayo, 2010

banner

Muchos de nuestros lectores se habrán enterado ya de la triste noticia de la muerte de Ronnie James Dio. Aunque no tuviese nada que ver con el mundo de los videojuegos, un hombre al que solo le falta una s para ser Dios merecía tener un pequeño Homenaje Ilustre. Así que pasen y vean una pequeña recopilación de vídeos directa o indirectamente relacionados con videojuegos a la par que con él.

Retro amor: The Dig

Escrito por en Retro Amor - 11 abril, 2010

cabecera-the-dig
De vez en cuando se pone de moda el debate de si los videojuegos cada vez se están acercando más al mundo del cine o no. Que en realidad no es un debate, pero al menos es un tema que da que hablar. En especial, en los juegos modernos, es raro el que no cuente con gráficos de ultimísma generación, actores de doblaje famosos, bandas sonoras con orquesta sinfónica, escenas de vídeo… a más cosas de estas y cuanta más cantidad y calidad tengan, mayor será su coeficiente de pelicidad. Pero en realidad todo esto es innecesario. De hecho, si no me equivoco, este debate se abrió precisamente en la época dorada de las aventuras gráficas, cuando no existía aún nada de esto. Comenzó cuando llegó un punto en el que este tipo de juegos alcanzaron una calidad y definición en los gráficos tale que que ya «no parecían juegos», parecen más bien «películas de dibujos animados interactivas». Eso fué, amigos, hace unos 15 años, que se dice rápido… Y es precisamente en este contexto donde se encuentra el juego que nos ocupa hoy: The Dig, aventura gráfica de Lucasarts para PC.

Lo que esperamos de 2010 Vol. 3

Escrito por en Artículos - 7 febrero, 2010

Y como siempre, Marbú la última. Normalmente las prisas no son buenas según mi filosofía de vida, pero cuando se trata de hacer premoniciones, pues oye, como que está bien eso de hacerlas ANTES de que ocurran, que si no luego la gente no te toma en serio ^^U. Así que sin más dilación, vamos con el material videojueguil que Marbú espera con más ansia…

10 motivos para AMAR Metal Gear Solid

Escrito por en Artículos - 26 diciembre, 2009

10mtivos2

Todos recordamos ese post tan candente de Andresito: 10 motivos para odiar Metal Gear Solid… Estaba pidiendo a gritos a su hermano gemelo “bueno” xD

Además, para hacerlo más interesante aún, se ha dado una casualidad: yo, al igual que él, por devenires de la vida y del destino, no jugué a Metal Gear Solid en mis mocedades, y no ha sido hasta ahora que he tenido el placer de catarlo.

Solo que a diferencia de a él, a mí sí consiguió llegarme al corazón, y razones no me faltan: