Vuelve la NES! Y no es en forma de chapas!

Nintendo Classic Mini

Escrito por en Noticias - 15 Julio, 2016

Todos esperando NX, sacan una Mini NES con 30 juegos por 60 pavos y generan más ilusión que los Reyes Magos. Eso durante una semana en la que Pokemon Go revienta estadísticas, acrecienta el ritmo hacia el absurdo global y convierte al smartphone en el único y verdadero Dios canino. Un movimiento que permite a los de Kyoto cabalgar por la bolsa cual Genghis Khan en sus años mozos por las estepas euroasiáticas. Hace días, Los Ángeles era una fiesta y Nintendo el hazmerreír del planeta videojuego. ¿Éxito o bluff? El tiempo lo dirá; de momento tenemos estas fichas sobre la mesa. De Pokemon no hablaré por total falta de conocimiento (por mis sobrinos me sé Pikachu, Bulbasur, Charmander, Charizar y ya; más una especie de Pikachu Boo que no para de aparecer en mi TL), así que tras el salto tan sólo encontraréis mi opinión sobre lo que se sabe acerca de Nintendo Classic Mini y su catálogo cerrado.

pokemonlacosamasadorableEn el mejor de los casos, Nintendo Classic Mini molará más o nada en función de la calidad de la emulación. Ayer más de uno se encargó de recordar que los cacharros de Sega y SNK compartieron destino con Licas. Dudo que pueda mirar a la cara de una NES con su monitor de tubo; pero apostaría a que atesorará más calidad que las emuladoras fabricadas por terceros. Produce Nintendo, son treinta tacos de su vídeoconsola mater y la operación es relativamente menos compleja.

MINI nes bannerOK

Mi principal motivo de sospecha -teniendo en cuenta la información especificada hasta el momento- es que no veo ningún tipo de bluetooth ni alargo para el mando. No me veo jugando a un palmo de un monitor de sesenta y pico pulgadas. También desilusiona a tope que no se puedan añadir más títulos que los que trae de serie.

¿Ilusión? Toda tras ver la primera imagen difundida. No soy de piedra. Fue mi primer hamor de sobremesa. Adoro su contundente línea tipo ladrillo, la robustez y claridad de su pad y la sigo considerando ampliamente superior a la Master System II por catálogo. Una imagen de NES siempre captará mi atención, siempre anudará mi garganta. Eso es así. Y sí, la réplica reducida es una monada. Pero ya. Considero una parida adquirir un emulador de este sistema -por muy oficial que sea- en un momento en el que cualquier zapatilla puede tirar con el noventa por ciento del catálogo de SNES. ¿Valor intelectual? Ya hemos pagado varias veces -o tenido la posibilidad- en varias plataformas.
Adoro Nintendo y su eterna NES; pero, ni aún mirando con ojos de Gumball enamorado, puedo dejar de ver a Mini NES como un producto poco ecológico -insisto: un trasto para treinta juegos que movería cualquier móvil de hace una década-, poco práctico -no me veo a la Paramount vendiendo reproductores VHS con la trilogía El Padrino; perdón por la demagogia- y caro. Si el tema es que todos podamos acceder a los videojuegos del pasado en las mejores condiciones tanto técnicas como legales (ojalá), Nintendo debería abrir su tienda virtual a sistemas universales. Quiero imaginar que no tardarán en hacerlo.

Por otro lado, la selección “ni son todos los que están, ni están todos los que son” me parece tan representativa como golosa y equilibrada. Treinta me parece un número insuficiente; pero vaya, si me invitan a elaborar un top 30 de la NES, mi lista sería bastante similar. Probablemente sustituiría Castlevania 2, Double Dragon 2, StarTropics, Excitebike y Donkey Kong Jr. por Tetris, Megaman 3, The New Zealand Story, Solstice, Jackie Chan, Micromachines, Castlevania 3, RC Pro AM, Adventure Island 2, North & South, Crisis Force, Battletoads, Star Wars, River City Ransom y no sigo. Cómo veis, imposible elegir sólo una treintena.

En fin… ¡Larga vida a Nintendo!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Pan, indies y ferias de videojuegos

Guitarritas para los fans de Sonic