El patinazo de la mascota de SEGA

Retro ¿Amor?: Alex Kidd in High-Tech World

Escrito por en Retro Amor - 25 mayo, 2016

El otro día, a rebufo del memé twitero “1 Like=1 of my favourite videogames”, decidí explotar el lado morboso de la gente y ofrecer un título que me hubiera supuesto una experiencia desagradable a cambio del like. Llegué hasta 50, recopilados todos en este Storify. Muchos de ellos ya habían aparecido en EPI, tanto en forma de Retro ¿Amor? como bajo la categoría Análisis C2C, pero rascar con estropajo las rebabas de la taza de wáter de mi memoria ha servido para acordarme de algún que otro truño sobre el que vale la pena escribir más de 140 caractéres. Alex Kidd in High-Tech World es uno de ellos.

akhtw07

Alex Kidd in Miracle World era un juegazo. Quizás muchos no le dieron el HAMOR que merecía al ser el título incluido en la memoria de las primeras Sega Master System que llegaron a España. Tenía todo lo que queríamos los que veníamos de los ordenadores de sobremesa: gráficos coloridos, músicas pegadizas y una buena jugabilidad. Es normal que solo la mención de Alex Kidd in Miracle World levante olas de nostalgia debido a que fuimos legión los que pasamos muchas horas con ese juego.

Estoy seguro que más de uno, al ver el nombre de Alex Kidd en la portada de Alex Kidd in High-Tech World lo tomó entusiasmado en sus manitas y se dispuso a disfrutar de las nuevas aventuras de la otrora mascota de Sega en un mundo futurista como el que aparece en un rincón de la portada, lleno de robots, coches voladores, luces de neón y ninjas. Pero no…

akhtw03

Al apretar el botón de Start vemos que Alex Kidd no está en un mundo de alta tecnología, sino encerrado en un castillo feudal japonés. Nuestra misión: salir de ahí para llegar a un salón recreativo recién inaugurado (ahí tenéis el supuesto High-Tech World), pero extrañamente no hay ni rastro de los saltos y los puñetazos que todos esperábamos, sino que para escapar hay que reunir 8 trozos de un mapa dispersos por la fortaleza. ¿Y la acción? No la hay, la primera parte de Alex Kidd in High-Tech World es una especie de juego de aventura, en el que hay que solucionar enigmas y resolver puzles para encontrar las 8 piezas y salir en busca del salón arcade.

akhtw02

Cuando me enfrenté a este juego no debía tener más de 13 o 14 años y mi nivel de inglés, como el de la mayoría de los nacidos entre el 75 y el 85, era bastante deplorable. No como ahora, que cualquier chaval de 12 años sabe lo que significa cumshot, blowjob o fisting. Avanzar en la búsqueda del mapa fue un verdadero suplicio a base de ensayo-error, memorizar datos y ubicaciones y, sobre todo, evitar las rastreras trampas existentes al más puro estilo Sierra: un miserable error, una fugaz mirada donde no debías, una equivocación cogiendo un objeto y ¡PAM! ¡GAME OVER! Y tocaba empezar DESDE EL PRINCIPIO.

akhtw06

Pero no hay que subestimar la paciencia de un adolescente con tiempo libre. Gracias a ir memorizando las pautas conseguí salir del castillo en poco tiempo (porque además, el jodido juego iba con tiempo) y llegar a la segunda parte. Una parte de acción, con ninjas saltarines que arrojaban shurikens. Tal como pasaba en la primera, un error y nos toca empezar desde el principio, pero esta vez tuvieron clemencia del jugador y nos proporcionaban un password nada más acabar la primera parte.

akhtw08

Tras el bosque de los ninjas esperaba un poblado en el que debemos conseguir un pase para abandonarlo. Resultaba más sencillo que la parte del castillo, pero entre que el idioma era un hándicap y las soluciones no se regían por la lógica común, era fácil abandonar el juego. Tras la villa, otro bosque, esta vez con animalitos asesinos, y fin. Una vez conocíamos cómo solucionar las partes de aventura, pasarse Alex Kidd in High-Tech World no llevaba mucho más de media hora.

Hay bastante gente que considera Alex Kidd in High-Tech World como uno de los peores juegos de Master System, algo que parece comprensible debido a la tremenda diferencia con Alex Kidd in Miracle World. Pero resulta que Alex Kidd in High-Tech World no es exactamente una secuela sino algo peor… Se trata de lo que podríamos considerar un “timo al occidental”, algo que era bastante frecuente en los 80. Alex Kidd in High-Tech World es una adaptación de un juego llamado Anmitsu Hime, basado en un manga del mismo título.

akhtw01

Como en esos momentos, lo más manga que conocíamos en España era Heidi, Marco, Mazinger Z y Candy Candy, algún directivo iluminado de Sega creyó que era buena idea arrojar a su mascota a las llamas y lanzar en Europa y USA ese truño de juego bajo el nombre de Alex Kidd. Para ello, se cambió la meta de una pastelería a un salón recreativo, se modificaron algunos personajes y se añadieron sonrojantes mensajes de autopromoción. No en vano, cuando al fin llegamos al deseado High-Tech World, aparece un pantallazo de Alex Kidd jugando a una cabina que podría ser Out Run con el mensaje “Hey! These Sega games are great!”

Sin lugar a dudas, podríamos responder con el puño en alto “Not this time, Sega, not this time”

Análisis: Zen Pinball 2 (1ª parte)

Por qué me flipa NBA 2k16