Cha-La Head-Cha-La !

Retro Amor: Dragon Ball Z: The Legend

Escrito por en Retro Amor - 2 julio, 2015

Tras tener una Master System 2 y una Mega Drive el salto evolutivo era claro: Sega Saturn. Recuerdo que la conseguí porque un primo mío quería vender la suya para comprarse la PlayStation. Menudo traidor. 20.000 pesetas fue el precio a pagar por mi santo progenitor e incluía un plataformas colorido, Bug!, y Tomb Raider. A mi me parecía una gran compra. Además, era de Sega. ¿Qué más se podía pedir?

Pronto me dejaron un Virtua Fighter 2 y no lo acabé disfrutando como debiera. Nunca he sido muy diestro en los juegos de lucha y el juego de Sega me parecía muy complejo ya que mi forma de jugar hasta nuestros días pasa por coger a Panda en Tekken y aporrear botones. Las risas, gane o pierda, están aseguradas. Pero con Virtua Fighter 2 no podía ejecutar mis lamentables arducias. Por suerte, en mi videoclub habitual de Torremolinos habían juegos de Saturn para alquilar. Entre ellos uno que me acabaría conquistando la patata: Dragon Ball Z: The Legend.

Juegos sobre Goku y cia hay a mogollones. Probablemente sea una de las sagas más explotadas de todos los tiempos y los videojuegos no escapan de ese abuso. Incluso en esta ilustre casa hemos hablado de algunos (I, II y III). Con tanta variedad de videojuegos es complicado mantener el mismo nivel en todos ellos. Pero Dragon Ball Z: The Legend tiró por un camino diferente al resto. Y es por eso que me enamoró.

dragon_ball_legend2

Dragon Ball Z: The Legend es un juego de lucha que cuenta con 35 personajes diferentes. Hasta aquí nada parece separarlo de los gritones de videojuegos con un “Dragon Ball” metido en el título. Pero en Dragon Ball Z: The Legend el sistema de combate es bastante sencillo. A base de aporrear los botones de puñetazo y patada podemos lograr combos muy resultones que nos llevarían dentro de la serie de televisión por su vistosidad. Es un juego fácil de manejar, lo cuál es un logro para mi persona. Pero es que además podemos combatir en equipo. Hasta tres personajes podremos seleccionar para luchar contra nuestros rivales (hasta tres también) y mientras nosotros controlamos un personaje, la IA se dedica a manejar al resto. Algo que podíamos cambiar en cualquier momento al presionar un botón y controlar a otro de nuestros personajes cuando quisiéramos. Sencillo y para toda la familia.

Los ataques especiales típicos de este manga se ejecutan de una manera original: abajo de nuestra pantalla aparece una barra con dos mitades, uno para nuestro equipo y otro para el otro, que se va llenando de un color u otro a medida de que enlacemos tollina tras otra. Cuando se llenara, el equipo que lo hubiera conseguido ejecutará un ataque especial del personaje seleccionado. Ahí es cuando entra la épica de Dragon Ball con los Kame Hame Ha, Special Beam Cannon, Final Flash y demás nombres grandilocuentes. Son momentos en los que podemos dejar el mando en el suelo y ponernos a aplaudir con lágrimas de nostalgia cayendo sobre nuestras mejillas.

Pero lo mejor del juego para mi es su modo historia. En el modo historia hay ocho sagas a ser revividas en orden cronológico: desde la llegada de los Saiyans a la Tierra hasta la saga final contra Kid Boo. En cada uno de estos capítulos hay diferentes combates que emulan lo sucedido en el manga original pero que podremos desarrollar un poco como nos venga en gana. Si queremos que sea Goku el que se cargue a Cell, pues así será. Pero creo que parte de la magia del juego consiste en emular fielmente lo ocurrido ya que si así ocurre, el juego nos dejará vivir momentos mágicos como la transformación de Goku en Super Saiyan contra Freezer si dejamos que antes se cargue a Krilin.

dragon_ball_legend

Dragon Ball Z: The Legend es un juego muy fiel a la serie y así lo demuestran tanto las voces como la banda sonora original. Además, siempre me pareció un detalle curioso que mientras estuvieras luchando contra algún enemigo en uno contra uno, el resto de personajes se pusieran a debatir como si de Punto Pelota fuera. No entendía una mierda porque solo hablan en japonés pero quiero imaginar que estarían dando ánimos. Otro detalle que enmarco es el poder ver como combaten los personajes controlados por la IA mientras nosotros luchamos en diferente profundidad. Sensación de juego vivo y de estar en un jodido capítulo de la serie.

El caso de la distribución de Dragon Ball Z: The Legend es extraño. Es un título que llegó a Europa de chiripa. Los únicos países en los que salió fueron Francia y España en un extraño caso jamás visto de que aparezca en nuestro país un juego que a otras partes de Europa no llega. También fue uno de los últimos juegos con los que disfruté de Sega Saturn. Tras alquilarlo varias veces y quemarlo hasta la saciedad, comprobé que mi videoclub habitual no traía más juegos de la consola de Sega. La cuesta abajo de Saturn ya era una realidad y por ello me plantee una dolorosa decisión: cambiar mi Saturn por una PlayStation. Y así lo hice. Menudo traidor.

El nuevo Humble Bundle semanal está muy bien

Dolly