¿Hay que prohibir un juego sobre el toreo?

Con la tauromaquia hemos topado

Escrito por en Artículos - 29 enero, 2015

En el momento de escribir estas lineas, ya son 54.580 las personas que han firmado en change.org solicitando a Microsoft que no publique Toro, un videojuego de la compañía española Reco Technology cuya salida está prevista en un par de meses y que, como es fácil adivinar, consiste en conseguir la gloria en el mundo del toreo. Y, de nuevo, la polémica está servida… ¿Hay que prohibir un juego de temática taurina?

Dejenme poner bien claro que el que suscribe no es para nada un aficionado a los toros. No considero que las corridas de toros sean un espectáculo, un arte ni mucho menos cultura. Lo que pasa es que no deja de sorprenderme el doble rasero que parece aplicarse a todo tema que pueda suscitar algún tipo de polémica en los videojuegos.

bullfignt“Bullfight, SEGA (1984)”

oletoro“Olé Toro, Dinamic (1985)”

torero“Torero, GamePro (2002)”

La violencia es inherente a los videojuegos. La inmensa mayoría se basan en matar y no ser matado, sea de otros seres humanos, bestias o criaturas fantásticas. Todos montamos en cólera cuando se atribuye la enésima matanza de instituto al FPS de moda de turno, enarbolando que los juegos no incitan a la violencia. Por eso, un videojuego en el que encarnamos a un marine americano y eliminamos talibanes nos parece algo la mar de normal y aceptable. ¿Pero qué pasaría si el juego consistiera en controlar un talibán que mata americanos? Pues que se lía parda.

Por eso, me parece ilógico protestar contra un videojuego sobre el toreo cuando raro es el videojuego de acción en el que no acabes con varios tipos de animales, en muchos casos unicamente para completar desafíos de caza. La tienda de suministros de caza y pesca Cabela’s saca anualmente videojuegos para dar rienda suelta al placer cinegético desde tu salón, con especies en peligro de extinción entre las piezas disponibles. Sleeping dogs incluía un minijuego en el que se apostaba en peleas de gallos, uniendo así dos prácticas cuestionables en una. Y no recuerdo demasiado revuelo por ello…

Hablemos ya de Toro. A pesar que los creadores lo definen como el primer arcade sobre tauromaquia no son los primeros en intentarlo. En 1984, SEGA lanzaba BullFight, el primero que intentó abordar la temática taurina. Un poco más tarde, Dinamic se atrevía con Olé Toro, un juego que recibió horribles críticas en el extranjero debido a la mala imagen que tienen las corridas de toros en países como Inglaterra. Y el último y más cercano fue Torero, un simulador que contó con El Juli como imagen para su lanzamiento.

Ninguno de ellos se puede considerar un éxito. Ninguno de ellos fomentó a que los toros ganaran popularidad entre la muchachada. Ninguno de ellos ha provocado que un chavalín se cuele un campo y se ponga delante de un morlaco para intentar capearlo con el Konami code. Simplemente aprovecharon un sector sin explotar y les dieron un producto a su gusto. A mi hermano le encantan las carreras de caballos y tenía todos los juegos de PS2 en los que se pudiera montar a caballo y ganar trofeos, salvo el de Barbie: Horse Adventures. Pero dudo que nadie que no le interesara la temática equina se comprara un juego de esos. Bueno, quizás el de Barbie: Horse Adventures sí.

toro03

¿Debemos solicitar la prohibición de cualquier juego cuya temática nos resulte ofensiva? Si fuera así, quizás solo nos quedaría el Tetris hasta que un grupo de soviéticos lo consideraran ofensivo por perpetuar estereotipos perversos de la antigua Unión Soviética. Echad un ojo a los pantallazos de Toro… ¿Os parece un juego digno de la tecnología actual? Algo así cae por su propio peso. No le demos a Toro una publicidad que no merece con toda esta polémica. Que sea ignorado es mucho peor que prohibirlo.

Nueva filtración en el Smash Bros: Dani Rovira

¿Bigger is better?