Un juego de desarrollar videojuegos

Análisis: Game Dev Tycoon

Escrito por en Análisis - 9 abril, 2014

Living in Oblivion (Vivir Rodando) nos cuenta la historia de un rodaje de cine independiente y de los múltiples problemas que acarrea. En observamos las tremendas dificultades que tiene un director de cine para realizar su siguiente película después de tener un tremendo éxito con su predecesora. La nuit américaine (La noche americana) nos sitúa en los contratiempos existente en el rodaje de una película en todos los campos de la misma. Game Dev Tycoon nos pone en la piel de un estudio desarrollador de videojuegos al que debemos llevar lo más alto posible.

Aunque haya tratado de manera superficial tres obras de cine maravillosas y me haya quedado en la primera capa de las mismas, esto sirve para definir perfectamente de que trata Game Dev Tycoon: un simulador, en este caso un simulador de desarrolladora de videojuegos. Como buen título de gestión, aquí deberemos hacer que nuestros trabajadores vayan adquiriendo experiencia a través de diferentes campos para que cada vez realicen juegos de manera más eficiente. El espectro de especialización es bastante alto y, con cada paso que demos en la partida, más grande será el abanico de posibilidades.

Igual en el caso de los diferentes videojuegos que podremos realizar. Empezaremos con pocas características de las que tirar y a medida que avancemos tendremos más combinaciones. Ya sea de género, de plataformas donde seamos capaces de vender nuestros juegos o de los diferentes aspectos técnicos como bien pueden ser tener mejores gráficos o aumentar la narrativa de nuestros títulos, un par de ejemplos de las numerosos aspectos que podremos personalizar. Y tampoco descubrimos América en cuanto a que nos iremos convirtiendo en una compañía cada vez más grande a medida que vayamos sumando verdes en nuestra cuenta bancaria y podrá llegar el momento en el que conseguiremos distribuir nuestros propios videojuegos sin tener que recurrir a las distrubuidoras así como lograremos llegar a inventar nuestra propia máquina e intentar “hacer un Wii” para seguir bañándonos en oro. O incluso nuestro propio Steam.

Ubi siempre es Ubi

Ubi siempre es Ubi

Muchos guiños, muchos levantamientos de sombrero ante nombres que nos resultarán más que familiares y alguna que otra risotada al ver el devenir histórico de ciertas consolas como bien ocurrió en la realidad. El esbozo de una sonrisa en mi cara. Pero poco más. Todo esto ya lo he visto, concretamente en Game Dev Story. Me es complicado no pensar en el título de Kairosoft cuando juego a Game Dev Tycoon. Demonios, siempre pensé que era una suerte “homenaje” (nudge, nudge, say no more) al videojuego para móviles. Ni se han tomado la decencia en cambiar el título y simplemente han añadido un Tycoon final para evitar abogados.

Y lo peor de todo es que no tiene el carisma del videojuego para teléfonos. No tiene esa magia. Ese “ay”. Es más completo pero no es más adictivo. Puede que resulte un tanto superficial, como cuando soltaba letras de forma ligera respecto al argumento de las películas, pero los pixelados muñecajos y sus simples, y efectivas, animaciones del videojuego de Kairosoft me robaron el corazón. Los de Game Dev Tycoon no. Y, desgraciadamente, sería injusto no compararlos ya que siguen el mismo camino. Game Dev Story es Radiohead. Game Dev Tycoon es Coldplay. Uno es una pizza de pepperoni, otro es una hawaiana. El título para móviles es Old Boy de Park Chan-Wook. El desarrollado por Greenheart Games es el remake de Spike Lee.

Un MMO de cirujanos, el género de moda

Un MMO de cirujanos, el género de moda

Aún con todo, y como es lógico y normal, hay ciertas cosas que se mejoran en este juego de PC. La dificultad ciertamente es más alta, algo que nos supondrá un reto, y la cantidad de caracterización es infinitamente superior a su padrastro móvil. Aunque a veces resulta un tanto confuso la medida en la que la prensa evalúa los videojuegos (y que esto interviene potencialmente en las ventas) ya que, por ejemplo, yo estuve realizando títulos para una generación superior a la actual con un motor gráfico digno de Megadrive y mis juegos seguían vendiendo como si no hubiera mañana. Quizás en el universo alternativo del videojuego, lo que cuenta es la narrativa y las mecánicas jugables y su cohesión en el juego. Un universo donde Alpha Protocol hubiera vendido gritones de unidades. Un universo bien. Un mundo mejor. Pero creo que simplemente es todo un tanto aleatorio, o esa es la impresión, quizás equivocada por mi parte, que me da.

Game Dev Tycoon es un título recomendado a todos los que les apasionen los simuladores de gestión pero que tampoco quieran comerse excesivamente la cabeza. Un videojuego que no está mal para pasar un buen rato, siempre y cuando uno no haya probado antes Game Dev Story. En ese caso, quizás la experiencia sea demasiado parecida a la del adictivo juego para dispositivos móviles, algo que pesa. Que pesa demasiado. Aún con todo, siempre está bien que se realicen videojuegos sobre el mundo de los videojuegos. Aunque éste quede en la memoria más por anécdotas graciosas que por su propia calidad.

Las ofertas de Semana Santa de Sony no están nada mal

Que nadie pueda decir que no pusimos el tráiler de Hotline Miami 2