Two Almax

Análisis: Beyond-Two Souls

Escrito por en Análisis - 15 Octubre, 2013

Con los avances de la tecnología, la relación entre cine y videojuegos es cada vez más tempestuosa. Los videojuegos intentan dignificarse y parecer “más adultos” acercándose a las formas narrativas y argumentales del séptimo arte mientras que en las superproducciones cinematográficas se van eliminando para ser cada vez más un festival de efectos especiales y luces de colorines donde el guión se vuelve algo cada vez más y más secundario. Quantic Dream, con el Sr. David Cage a la cabeza, son los abanderados actuales de “los videojuegos pueden ser como el cine”. Y después del éxito de Heavy Rain, nos han traido Beyond: Two Souls.

Beyond: Two Souls nos llega acompañado de las superestrellas de rigor que prestan su voz y su rostro y una buena campaña de promoción, describíendolo en la propia caja del juego como un thriller interactivo que se va escribiendo a medida que jugamos. La historia gira en torno a Jodie, una chica que desde que nació vive ligada a Aiden, una entidad invisible. Seremos testigos de su infancia, su adolescencia y su edad adulta como agente de la CIA, además de todas las vicisitudes que aparecerán gracias a los poderes que le otorga ese espíritu protector.

Para ello utilizaremos los polémicos QTE’s tal como hicimos en Heavy Rain, eso sí, respaldados de nuevo por un excelente trabajo a nivel gráfico, no solo en el diseño de personajes y escenarios, sino también en los encuadres y planos que intentan recrear el lenguaje del cine en nuestra consola. Vale la pena tener cerca un bol de palomitas para disfrutar de la experiencia que ofrece Beyond: Two Souls como si fuera una peli, ya que el mando lo vamos a utilizar más bien poco, así por lo menos tendremos las manos ocupadas.

Porque, jugar, lo que se dice jugar, en Beyond: Two Souls se juega más bien poco. Sí, podremos recorrer libremente algunos escenarios y el hecho de poder controlar a Aiden como un espíritu con libertad absoluta de movimiento (y que nos deja con unas ansias insatisfechas de saciar el pequeño voyeur hijoputa que todos llevamos dentro) nos sirve para poco más que para encontrar el siguiente QTE para seguir con la historia. Pero esto no tiene nada de malo, puesto que mentiría si dijera que esperaba encontrarme con otra cosa distinta.

beyond

beyond-two-souls1

El problema de Beyond: Two Souls es otro: el orden de los capítulos. En las pelis queda muy bien alterar el orden cronológico de las secuencias, pero en un juego que nos venden como algo que “se altera a medida que realizamos decisiones” parece algo ilógico… ¿Cómo van a hacer que un suceso de la niñez de Jodie influya en su versión adulta si ya hemos visto esa parte de su vida? La solución es sencilla: los cambios sobre los que influimos no importan para el desenlace del juego, solo afectan a escenas secundarias que no influyen prácticamente nada para el final del juego.

Cuando jugué por primera vez a Heavy Rain, durante unas cuantas ocasiones tuve la impresión de haber tomado una decisión equivocada, que lo había hecho mal y eso iba a tener sus consecuencias. Además, fallé una serie de secuencias de QTE’s que contribuyeron a aumentar esa sensación de haber fracasado. En ningún momento he tenido esa sensación en Beyond: Two Souls, además que los QTE’s son bastante más sencillos que en el título anterior de Quantic Dream, demasiados de ellos en plan “pulsa un botón para pasar a la siguiente escena”.

beyond-pequeña

Todos mis temores se confirmaron al llegar al último capítulo. Tras haber tomado un montón de decisiones a lo largo del juego, donde intenté interpretar a Jodie y Aiden de una forma coherente, me doy cuenta que todo eso no importa, que las dos últimas elecciones son las únicas que determinan y dan forma al final del juego, a pesar que mi comportamiento habría podido dar pistas suficientes para deducir el desenlace de forma más o menos automática. Y eso no es lo que esperaba de un thriller interactivo que se escribe a medida que tomamos nuestras propias decisiones…

Disfruté con Heavy Rain y con el The Walking Dead de Telltale, pero en esta ocasión me he sentido mucho menos partícipe y mucho más espectador que con esos dos juegos. Aún así, reconozco que la decena de horas que me he pasado delante de la pantalla me ha resultado entretenida, que la historia engancha y tiene algunos episodios realmente buenos y emotivos. Quizás eso sería suficiente para valorar positivamente una película, pero aquí hemos venido a hablar de videojuegos y a Beyond: Two Souls le falta mucho para ser considerado un buen videojuego.

5

PD: En Beyond: Two Souls solo hay tetas sobaqueras. Así que, recordad, chavales: SI NO HAY PEZÓN NO HAY TETA

Sonic Pocket Adventure

Halo 2 cae en su propia trampa, pero cuenta una buena historia