Análisis: Resident Evil 6

Escrito por en Análisis - 16 enero, 2013

A Resident Evil le ha pasado como a Bibi Andersen. Ambos están algo cambiados desde que nacieron. Uno era un survival horror y el otro, aunque Guti puede que no lo supiese, se llamaba Manolo. La cosa está en que llevan ya dos juegos enfocados más a la acción palomitera digna de Steven Seagal y al QTE facilongo que ya adelantó Andresito en su vídeo-análisis. Pero cuidado, no caigamos en la agresión fácil. Resident Evil 6 es hostiable. Muy hostiable. Pero no porque ya no es lo que era. Como título de acción es un buen juego. Ahora bien, que si esperas de él pasar miedito o ir escasos de munición, es casi como poner Telecinco y esperar un debate sobre Dostoievski. Que lo llevas claro. Solo os digo que muchos tramos del juego me han recordado a Vanquish, imagina cómo ha derivado el cotarro.

Haciendo un poco de retrospectiva, Capcom continúa con su Tour Mundial de Aniquilación Gratuita de Etnias Escasamente Estereotipadas, o «TMAGEEE», como sabe todo el mundo. Recibieron críticas por racismo después de ambientar la quinta entrega en África. Racismo que no afecta si lo que matas es a chinos con espadas que posan a lo Tigre y Dragón con sus uzis y sus caretas pintadas. Principales enemigos que encima nos comen. ¡¡Nos comen los chinos eh!! Y todo esto porque se quiere crear un pifostio del copón transformando a todo el mundo en zombi gracias a Neo-Umbrella. Sí, esa antigua farmacéutica que ahora le ha dado por el bio-terrorismo como podría haberles dado por tapizar sillas, sillones, tresillos, butacas o mecedoras. Ojito con los del Frenadol que les veo que han sacado muchas pastillas distintas últimamente.

CarmenMachiNada. Es recordar que este juego tiene las mutaciones mas feas de la historia y leer la palabra “bio-terrorismo” y que se me viene a la mente Carmen Machi. #MiHumorEsEspesial

Para intentar entender el juego, que necesita la misma explicación que una película de Jason Statham, hay que completar cuatro campañas supuestamente bien diferenciadas. La parte que he bautizado como Terror Mierder la llevan el estéticamente estancado en los 90′, Leon S. Kennedy y su culona pero petable compañera Helena Harper. Se encargan de matar a zombis de toda la vida. El ciclado y ahora alcohólico Chris Redfield y su compañero repelente Piers Nivans tienen la misión de liquidar un estallido bio-terrorista con zombis listos que usan metralletas y bazucas en una ciudad que no existe en China. Esta campaña recuerda peligrosamente a Gears of War. Y finalmente, en la República de Edonia (un país de Europa del Este tan inventado como Imaginolandia o San Marino) el graciosete Jake Muller, que tiene los anticuerpos del nuevo Virus C, y la niña de Resident Evil 2, Sherry Birkin, huyen del Ustanak. Un experimento de Neo-Umbrella que es como Nemesis de Resident Evil 3 pero con la mitad de carisma que podría tener alguien que sólo sabía decir «STARS». Tanto huir me pide que lo bautice como la campaña Chicken Run: evasión en la granja.

oscuridadResidentEvilComo podéis ver en la captura, es increíble el homenaje que le hacen los de Capcom al Doom 3 en la campaña del Terror Mierder.

Reinventa el concepto survival horror. Ya no tienes que sobrevivir a ninguna catástrofe: la catástrofe tiene que sobrevivirte a ti. A ti y a tus 20 kg de balas con las que tienes que cepillarte todo lo que salga por pantalla a lo Lexi Belle II, The Hipster, sin excepción. Lo único malo es que a veces los enemigos son tan absurdamente resistentes a las balas como Galious al gintonic. Por no decir que los jefes finales de cada campaña se chupan toda tu munición para luego resucitar en la siguiente escena. Hay un jefazo al que tienes que matar cinco veces. Cinco veces que le das por muerto y el hijoputa sigue volviendo. Ahí reconozco que el factor sorpresa a partir de la tercera ya desaparece aunque cada una de sus reapariciones son previsibles a más no poder. Lo malo es que en todas las campañas ocurre lo mismo por lo que te da esa impresión de deja vù que te deja el porno clásico. Visto un vídeo, visto muchos.

Leon-Resident-6El modo Mercenarios y el juego a veces se diferencian bien poco.

Donde Resident Evil 6 empieza a rechinar dolorosamente respecto a los de toda la vida, a parte del argumento y las fantasmadas, es en el aspecto jugable y en varias de sus novedades:

Habilidades. Ahora puedes equiparte con mejoras de daño o de defensa. Hasta las hay para encontrar más munición. He llegado a pensar que esa era en plan coña. Por cierto, la mayoría de ellas son tan innecesarias como el «Move» en el 90 % de los juegos en los que puedes usarlo.

Vitalidad. En este juego te curas con pastillas que parecen sacados de una caja de Smint. Podría ser peor, podría haber autorregeneración (que la hay, pero poquito) o podría ser un dispensador de caramelos Pez. Cualquier cosa menos un botiquín, que es too mainstream.

pasanadaO si. “Cállate y cúrame, zorra” ha sido lo que ha pasado por mi mente numerosas veces. La IA tiene la fea costumbre de ponerse al lado y no curarte a veces con la mágica palmadita en el pecho.

Manejo. “No me puedo creer que en esta generación de consolas, el protagonista no pueda apuntar y andar a la vez”. Capcom se cansó de esa crítica. Lo malo es que no se andan con medias hostias y se han montado un “from lost to the river”. Hemos pasado de manejar a Stephen Hawking a usar a un acróbata del «Circo del Sol». Disparar y andar se les quedaba corto. Ahora puedes esprintar, matar a base de patadas y puñetazos, contraatacar a zombis con un QTE y lo que podría hacer de este juego un GOTY: puedes hacer la croqueta.

LeonPayne

QTEs. Que tengas que machacar botones para soltarte de un zombie es algo que he realizado hasta en el Resident Evil original y eso que no hacía falta. Pero de ahí a que parezca que juegas al Track & Field… Lo bueno es la agilidad que pillas con los dedos, if you know what I mean, pero en muchas ocasiones errar un QTE que sale un segundo, sin exagerar, te mata. Pero no pasa nada eh, hay casi tantos checkpoints como balas a lo largo del juego. A morir que son dos días.

Sistema de coberturas. Demencialmente malo. Para evitar a los zombis que disparan lo mejor es esconderse como toda la vida y pasar de tener que acercarte a una pared, apuntar y pulsar X para pegarte a ella. La ortopedia a la hora de desplazarte así es absoluta. He ido borracho por la calle con mejor precisión que entrar y salir de una cobertura en Resident Evil 6.

Cámara. La gran criticada. Incluso actualizaron con parche para poder ponerla a tu gusto y aún así lo peor no lo solucionan. Es caótica. A veces terminas de hacer una acción y te cambia el ángulo 180 grados. Lo mejor es que era tan cercana que te creaba algo de agobio cuando te rodeaban 19280982309 zombis para tus 129080238024987 balas.

ResidentEvil.net. Algo que me ha parecido muy positivo. Es una especie de red social donde si te registras se van viendo tus progresos en el juego y te dan puntos que puedes canjear por extras como trajes para el modo Mercenarios o avatares para tu perfil de PSN o Xbox Live sin poner un duro. Además, hay eventos en los que puedes participar a golpe de click y que te darán nuevos e interesantes premios.

resident-evil-6-retro-dlc-online-net-capcomSi participas en un evento de matar zombis y entre todo el mundo se llegaba a 50 millones, regalarían este DLC de trajecitos retro mas amoroso que la paella de tu madre de los domingos.

Resident Evil ha cambiado de aires y aunque le han caído hostias a mas no poder no tiene pinta de que vuelvan al estilo de Playstation. Así que olvida el survival horror y céntrate en que este videojuego es de acción. De acción frenética porque hay tramos que apenas te dejan descansar cuando tienes que liarte a matar cosas. Siendo totalmente objetivo, este juego no se merece más nota.

6jirafa

Pero esto es siendo objetivos. Lo que has leído hasta ahora seguramente te hayas hartado de leerlo por ahí. Pero eh, que he metido algún chistecillo graciosete. Que si la cámara, que si la munición, que si los zombis disparan, que si cómo Sergio Ramos se puede estar cepillando a Pilar Rubio… Pero hay una cosa que tiene este título y que no he encontrado en muchos de los videojuegos que tengo en mi estantería y que están considerados mejores. Resident Evil 6 es una mierda tremendamente divertida. Me ha gustado. Bastante. Y no lo escondo. Llámenlo amor, llámenlo “hacerte daño”, llámenlo como quieran… pero me lo he pasado piruleta jugando a pesar de saber que es absurdo como él solo.

Huir de un tanque dentro de un edificio, saltar con un coche 150 metros para subir a un barco o correr en una lluvia de coches son hechos que ocurren… ¡Porque es un videojuego! Matar es tan sencillo y el juego es tan rápido en cuanto a sucesión de eventos que a veces me olvidaba el coñazo que es darle vueltas a un stick para abrir una puerta. Incluso lo de ResidentEvil.net me ha parecido bien para ponerte retos y seguir jugando aún habiendo completado el juego varias veces, como es mi caso, para obtener el trofeo Platino. Algo que no haría, por ejemplo, con el primer Assassin’s Creed, que no me disgustó pero que me pareció un soberano coñazo.

Y lo peor es que muchas de las críticas recibidas son porque el juego no ha dado lo que se podría esperar de él (lo de siempre), y no por ver que nos estaba ofreciendo. Resident Evil 6 es entretenimiento y diversión que además se multiplica over 9000 cuando juegas con algún amigo online. Señores, este título tiene mucho que mejorar pero no es ni de lejos tan malo. Les recomiendo que le den una oportunidad a bajo precio. Alquilen o pidan prestado y prueben, sabiendo lo que ahora saben. A todo el mundo le gusta un buen churrasco pero de vez en cuando te zampas unos euroahorros del McDonalds y te quedas tan pancho. Como dirían las chicas de 2girls1cup, «A veces la mierda te hace disfrutar» y yo con este juego me he retozado en caca cual gorrino.

7UY, PERDONEN ;)

NO HAY ESPERANZA

9

Tráiler de «The Cave»

Nueva hornada de títulos aprobados en Steam Greenlight