Análisis: Hoard

Escrito por en Análisis - 12 Julio, 2012

De vez en cuando, quizás cuando los astros se alinean o por algún extraña coincidencia del destino, a uno de los miembros de algún equipo desarrollador de videojuegos se le enciende una bombilla en el cerebro y es entonces cuando abre ligeramente la boca para que desde el fondo de su garganta surja la voz que pueda retransmitir un concepto que siempre suele ser original: ¿y si le damos el protagonismo al enemigo?

El ser humano parece sentir cierta atracción por realizar acciones en los videojuegos que nunca se atrevería a ejecutar en la vida real. ¿Quién no ha atropellado a los viandantes en cualquier GTA? Es como si de vez en cuando necesitaramos morder ese fruto prohibido para sentirnos vivos. Bajo esta premisa nos hemos encontrado con ciertos títulos que nos ponen en manos del típico enemigo al que solemos enfrentarnos (Dungeon Keeper, Overlord, Evil Genious…) y Hoard forma parte de ello.

¿Acostumbrados a derrotar dragones en infinidad de juegos? Aquí la cosa cambia puesto que tomamos el papel del propio escupefuegos. Nuestro cometido en el título de la difunta Big Sandwich Games Inc. no es otro que el de acumular riquezas como buen dragón ávaro de antaño. ¿Y de donde sacamos este reluciente metal? Pues de los poblados de alrededor, campos de siembra, las típicas carretas de oro y de secuestrar princesas.

Esto en el papel suena muy bonito y, extrañamente, se plasma bien en lo que es el juego en sí. Realizar estas tareas no nos será nada complicado puesto que el título es sincero con el jugador al mostrarnos lo que es desde que comenzamos a jugar. Existen los típicos power ups en el escenario para mejorar nuestro reptil durante tiempo limitado y tenemos las típicas características para hacernos más poderosos a medida que vamos acumulando panoja como son la velocidad a la que nos movemos, el máximo tiempo al que podemos mantener nuestro fuego o la cantidad de oro que podemos transportar.

Nada de esto sería divertido si no tuvieramos complicaciones y aquí los obstaculos a saltar son los dragones enemigos que tienen la misma misión que nosotros y, por tanto, competiremos por los mismos recursos. La clave para poder vencer pasa por mantener alto nuestro multiplicador así que hay que evitar ser dañados. También existen arqueros en los poblados, caballeros que intentarán salvar a sus princesas y ladronzuelos pretendiendo robarnos algunas monedas de nuestra cueva pero somos un jodido dragón y únicamente tendremos algo de temor ante simples mortales al principio de la partida cuando no somos más que una lagartija alada. Los dragones son nuestro único enemigo y aquí es donde el título, tristemente, se rompe.

Hoard es un juego netamente online. Podemos echar las típicas refriegas pero más bien son un tutorial así que la chicha del juego está en competir contra otros dragones controlados por avariciosos humanos. Y cual es mi sorpresa al ver que no hay gente jugando en Steam al título. He intentado iniciar una partida varias veces pero aún no he podido probar el juego de forma online y esto acorta muchísimo la vida útil del juego ya que lo condiciona a jugar partidas contra la IA y esto tiene tanto interés como ver a un troll hacerse un blog para criticarte. Entiendo que esto no sea Team Fortress 2 pero alguna partida esperaba poder echar. No he probado la versión de PlayStation 3 aunque viendo como es el online tampoco albergo demasiadas esperanzas.

No puedo valorar en su totalidad este juego ya que no he podido catar la base sobre la que se cimenta (el modo online) pero aún así tampoco creo que jugar en Internet aporte nuevas cosas además, que no es poco, de la ansiada lucha contra humanos. Es un título pequeño de competición con un planteamiento bastante original y que es bastante entretenido en los primeros momentos ante él. Competir contra personas seguro que lo alarga mucho más pero el hecho de que no haya ni dios en los servidores no le hace mucho bien. Un modo campaña con historia hubiera mejorado el producto pero no ha sido el caso.

Nota Hoard

Comienzan las ofertas de Steam

The Sushi Spinnery, lo nuevo de Kairosoft