Una mirada a... Steam

Escrito por en Artículos - 7 junio, 2010

STEAM

Mi relación con Steam ha ido del amor al odio y del odio al amor tantas veces que ya no recuerdo ni cómo empezó ni por qué. El caso es que tras hablaros de Gamersgate, Impulse y GOG, por fin le ha tocado el turno al gigante de vapor; posiblemente la única de los cuatro plataformas que venda una mierda en España (aunque solo durante las ofertazas locas y demás periodos vacacionales… pero algo es algo).

¿Quién está detrás?
De sobra es conocido por todos que son el tito Gabe y Valve los grandes responsables de que Steam funcione como la exquisita máquina engrasada que es. Quizás ya no os acordéis, pero Steam era esa cosa inútil que teníais que instalar con Half-Life 2 para poder jugarlo. El resto, como se suele decir, es historia. Y historia de la buena, si se me permite.

Catálogo
Steam, pese a lo que podáis pensar, no tiene el catálogo más extenso de todos los distribuidores de videojuegos online. Sin embargo, sí tiene, sin lugar a dudas, el de mayor calidad. Y no ya porque se reserve los derechos de distribución de sus productos para él sólo (con cosas como el mencionado Half-Life 2, Portal o Team Fortress 2), sino porque además firma jugosos contratos de exclusividad con productos que tienen que ser jugados, por cojones, a través de su plataforma. Así que por ejemplo, podrías comprar un título en D2D, coger su clave, e instalarlo vía Steam. Hilarante pero cierto.

steam2

Tages, FUCK YEAH!

Política de precios
A Steam se le ha criticado mucho su conversión euro-dólar, pero es algo con lo que tenemos que convivir en todas las plataformas (menos GOG), así que ya estamos acostumbrados. En cualquier caso, sus precios, para nosotros europeos de a pie, son irrisoriamente caros. Lo normal es que el mismo lanzamiento vía Steam nos cueste entre 15 y 20 euros más caro que en Zavvi, Play, DVD.co, etc. Sin embargo, los chicos de Valve tienen la buena costumbre de poner ofertazas entre semana, los fines de semana, las fiestas, los grandes eventos… y en definitiva, siempre que pueden. Así que con estar atentos, podéis pillar algunos precios cojonudos.

DRM
Steam en si mismo podría considerarse un DRM. Al fin y al cabo tenemos que tenerlo siempre encendido mientras estamos jugando y no podemos “dejarle” nuestra copia de un juego a ningún amigo (bueno sí, puedes dejarle tu usuario y contraseña, cosa que yo mismo hice en una ocasión). Para más inri, muchos títulos incluyen su propio sistema anticopia, como GTAIV con su querido Securom o The Chronicles of Riddick: Assault on Dark Athena con su infame Tages.

Soporte Técnico
Si os digo la verdad nunca he tenido ningún problema con Steam. Aunque he de decir, que la leyenda urbana entre diversos foros de Internet es que su respuesta a cualquier queja suele ser bastante negativa. Creo que va del “Fuck you and your problems” para arriba. Y eso sin exagerar. Exagerando envían al Agente 47 a que te haga una visita de cortesía.

steam1

Mi cuenta de Steam, FUCK YEAH!

Otros
Recientemente Steam ha empezado a vender juegos para MAC y guías en formato PDF. Un movimiento que seguro que ha jodido bastante a Gamersgate, que hasta entonces era el que tenía esa parte del pastel (si es que a las guías en formato digital y a los juegos de sucios maqueros se les puede considerar pastel).

Especialmente destacable resulta el tema de los logros, que ha conseguido lleva toda la estupidez y sinsentido del mundo de las consolas a los ordenadores de toda la vida. Añadiendo, eso sí, una dosis de diversión que nunca habría esperado. Sí, lo admito, los logros molan.

Tampoco puedo dejar de decir en esta sección “otros”, que Steam es sin lugar a dudas la plataforma que más confianza transmite. ¿Impulse? ¿Gamersgate? ¿GOG? En la mente del consumidor medio es posible que quiebren y pierdan todos sus juegos. ¿Pero Steam? Ni de coña.

Conclusión
Steam no es una plataforma mala, ni bueno, ni todo lo contrario. Es simplemente la más grande. Es el rey de los sistema de distribución. Y como le pasa a todos los reyes tiene sus fieles y sus detractores. Decidir si los merece y por qué, depende de ti.

Análisis: Alpha Protocol

Mercadillo Ilustre Vol. 52