Análisis: Bioshock 2

Escrito por en Análisis - 13 marzo, 2010

bioshock2banner1

Misión cumplida, 2K Marin lo ha conseguido. A pesar del escepticismo con el que muchos de nosotros recogíamos el anuncio de Bioshock 2, había que probarlo, volver a sumergirse en las entrañas de Rapture y comprobar si se trataba de un digno sucesor o de una simple continuación para sacar pelas. La ciudad no ha perdido ni una pizca de su encanto, y tanto la ambientación como la historia siguen siendo de lo mejor que podemos encontrar en la actual generación.

Aproximadamente dos años han pasado desde que pudimos vivir en primera persona las virtudes de Bioshock, un juego que supo ganarse un lugar entre los mejores, no sólo de la presente generación, sino de la historia de los videojuegos. Suena exagerado quizás, pero las cosas son así. Cualquier piropo se queda corto ante el sobresaliente ejercicio que nos regaló Kevin Levine, mente pensante de System Shock 2 o Thief entre otros.

Pero a estas alturas no os voy a contar nada que no sepáis de aquella épica aventura. Tan sólo recomendar a cualquier jugador, independientemente de sus gustos, que lo pruebe y saque sus propias conclusiones. No deja indiferente a nadie.

Centrémonos pues en esta secuela y en como ha sabido respetar los cánones del original, sin querer arriesgar por miedo a desvirtuar el trabajo anterior, pero añadiendo, mas que nada a modo de extensión, unas cuantas propuestas y situaciones que harán las delicias de todos los fans del primero.

La reina de una utopía

Es inevitable que mientras juguemos a Bioshock nos invada una dulce sensación de déjà-vu, sobre todo porque la historia transcurre bajo el mismo marco y con la heredada ambientación de nuestra primera visita a Rapture. De nuevo unos escenarios muy recargados, magistralmente recreados y que saben transmitir a la perfección todo lo que la ideología política de sus líderes quiere contarnos. Luces de neon, art deco, publicidad y una constante inquietud que nos invade al no saber que nos vamos a encontar tras cada esquina.

Muchos elementos instaurados en la primera parte seguirán presentes en Bioshock 2. De nuevo encontraremos máquinas expendedoras, cámaras y torretas de seguridad que esta vez serán pirateadas de una manera más amena y además a distancia, jardines de las cosechadoras, cajas fuertes y todo ese conjunto de iconos que daban al juego de 2K una personalidad que arrasaba con cualquier juego que se le pusiera por delante.

Save a sister_1

Como ya muchos sabréis, uno de los principales cambios que presenta esta continuación es el nuevo avatar que manejaremos. Si en la anterior nos encargábamos de guiar a Jack, esta vez veremos Rapture desde los ojos de un Big Daddy. Aunque no sea la primera vez en la saga que experimentamos este hecho, en Bioshock 2 debemos fundirnos por completo con los sentimientos de un prototipo denominado Alfa y poner todo de nuestra parte para llegar al final de la historia.

Los hechos que se suceden en Rapture durante este episodio son posteriores al primer Bioshock. Esta vez Andrew Ryan ha terminado perdiendo credibilidad política y la encargada de lavar el cerebro -o lo que queda de ellos- de los habitantes de la ciudad es Sophia Lamb, una antigua psicóloga cuya ideología gira en torno a la supresión del “yo” y el reforzamiento del colectivo como única fuerza para llevar a cabo exitósamente la utopía que todos persiguen en Rapture.

fire

La historia se inicia con nuestro Big Daddy protegiendo a una Little Sister llamada Eleanor, pero sin que nos hayamos dado cuenta, somos un obstáculo en los planes de Sophia, por lo que decide borrarnos del mapa obligándonos a suicidarnos y despojándonos de nuestra pequeña. Diez años más tarde resucitaremos sin respuestas, tan sólo con un manojo de recuerdos mal colocados y las visiones de Eleanor guiándonos por la ciudad y contándonos poco a poco que es lo que ha sucedido durante este tiempo. A medida que avanzamos, el argumento de Bioshock 2 va ganando enteros, y aunque pierde lógicamente en capacidad de sorpresa, el equipo de desarrollo ha sabido crear una historia que resulta atractiva para los fans del anterior.

De nuevo tendremos a nuestro alcance un gran número de grabaciones dispersadas por todo Rapture en donde escucharemos vivencias y relatos de algunos personajes importantes en la historia. Al igual que en el original, nos iremos topando con algunos de ellos y averiguaremos cuales han sido sus roles durante estos últimos diez años. Deberemos tomar algunas decisiones morales durante el desarrollo de nuestras relaciones con estos sujetos y seguir adelante con la ayuda de algunos de ellos.

Hypnotized Brute

Para finalizar con el aspecto argumental, quiero recalcar que a pesar de encontrarse un peldaño por debajo de su sucesor, Bioshock 2 no se ha ido por las ramas y no ha empañado los pilares sobre los que se sustenta la saga. Es una tierna historia paternal, con cuatro finales que aunque no son significativamente distintos tienen pequeños matices dependiendo del perfil moral que hayamos adoptado durante la aventura. No debéis afrontar esta segunda parte con la idea preconcebida de que tiene que mejorar argumentalmente al anterior, si os dejáis llevar y la veis como una extensión y una historia independiente dentro de Rapture disfrutaréis mucho. Son cientas las vivencias en la ciudad que darían lugar a juegos de la saga, la contada en Bioshock 2 es una mas, y es bonita y acorde con el universo Bioshock.

La vida a través de una escafandra

Tomando el control de un Big Daddy, nuestro nuevo abanico de acciones es bastante interesante. En primer lugar hay que destacar el uso del taladro, una poderosa arma cuerpo a cuerpo que podremos ir perfeccionando y que se convierte en un importante aliado durante nuestro periplo. Contaremos con un medidor de combustible gracias al cual podremos activar algunas de las características de este arma.

El sistema de combate recibe una jugosa novedad debido al hecho de que esta vez portaremos un arma en el brazo derecho, mientras que con el izquierdo podemos lanzar plásmidos al mismo tiempo que usamos las armas. Esto agiliza bastante los combates y da lugar a un amplio abanico de posibilidades, al mismo tiempo que simplifica los controles y el uso y cambio de armas se hace más sencillo y directo.

Aunque todos esperábamos ver una interesante cantidad de nuevos plásmidos lo cierto es que en Bioshock 2 usaremos durante casi toda la aventura los mismos que vimos en el primer episodio. Será en la recta final cuando encontremos algunos bastante interesantes cuyas habilidades no quiero mencionar por no caer en spoilers. Tal vez por querer ser tan fieles y no arriesgarse no han incluído demasiadas novedades en este aspecto. Por su parte sí nos toparemos con algunas armas nuevas y sus mejoras en las máquinas destinadas para dicha tarea son bastante interesantes, dotando a las armas más básicas de propiedades que son de gran ayuda para salir airosos de los combates.

good girls gather

De nuevo será crucial conseguir ADAM para hacernos con los plásmidos y los tónicos, que también han recibido algunas mejoras y novedades. La principal fuente de esta sustancia siguen siendo las Little Sisters. Inevitáblemente tendremos que vernos las caras con sus Big Daddys, destruirlos y a continuación elegir que queremos hacer con la niña. Podemos cosecharla y obtener el ADAM que portaba o por su parte podemos reclutarla para que nos acompañe. Si optamos por esta opción tendremos que buscar unos cadáveres determinados de los cuales las Little Sisters extraerán el ADAM. Cuando lo hayamos hecho con dos cadáveres podemos devolver a la chica a los típicos conductos, obteniendo la sustancia y rescatándola o de la misma manera, cosecharla después de haber extraído los cadáveres, acabando con ella pero obteniendo un poco mas de ADAM. La decisión es vuestra.

Si optamos por la vía de extracción de los cadáveres tenemos que cubrirles las espaldas mientras los splicers vienen a tocar las narices y a entorpecer su tarea. Para dicho trabajo lo ideal es plantar minas y torretas que nos ayuden a proteger a la niña mientras recolecta el ADAM. Existen tónicos que aceleran este proceso, bastante importantes si queremos salir con vida de estas situaciones, sobre todo en la recta final del juego.

bigsister_bioshock2

Una vez hayamos rescatado o cosechado a todas las Little Sisters de un nivel aparecerá en escena una Big Sister, la nueva incorporación al plantel de malotes en Bioshock 2. Se trata de una versión femenina y estilizada de los Big Daddy, bastante rápida y cabrona, capaz de recuperar salud gracias a los cadáveres de los splicers. Aparte de convertirse en un nuevo icono dentro del universo de Rapture, la figura de la Big Sister cobrará un importante papel en los compases finales de la aventura, limitándose no sólo a ser un enemigo más, sino un recuerso argumental bastante acertado.

Pasa a la siguiente página para seguir leyendo el análisis.

Siguiente página

... y de la Pantalla a la Mesa

Sonyers abuchean Final Fantasy XIII 360 durante una presentación