X-COM: La Saga. Segunda Parte

Escrito por en Artículos - 6 julio, 2008

Hola amigos de los aliens, tras varios días de retraso espero que no os haya causado demasiado estrés, ni ningún tipo de suicidio en masa, aunque en cierto modo me sentiría halagado por estos hechos. Después de leer la primera parte del artículo, os acompaño por los senderos invisibles del espacio, las cuencas submarinas de los océanos y los largos pasillos de la megalópolis del futuro. Es hora de entrar en acción.

La saga “oficial” de X-COM se corresponde con seis juegos que han aparecido bajo el título de la saga, aunque ciertamente de esos seis solo podría hablar de los tres primeros… pero aquí hay que hablar de todo, y aunque en este artículo solo hable de los tres primeros, en la tercera y última parte del fantabuloso articulo sobre la saga hablaré sobre los tres últimos X-COM, aunque para ello me guarde las ganas de vomitar y defecar a la vez, ya que todo lo referido a esos tres juegos a parte de ser blasfemia, es muy escatológico.

Los tres magníficos
Bajo lagrima en mejilla derecha, he de hablaros de los tres primeros juegos de la saga X-COM. Un pequeño análisis de cada uno de ellos para que podáis situarlos y ver de primera mano tres joyas que aparecieron en nuestras compatibles y que muchos han olvidado indefinidamente. A aquellos que lo realicen, tendrán una muerte muy lenta. Pero que muy lenta.

X-COM: UFO Defense

El primogénito, el hijo prodigo, el bebé al que todas las demás madres les gustaría ofrecer su pecho para que lactara de él… Aparecido en el año 1993, el juego conocido en nuestros lares como UFO: Enemy Unknown (aunque Word intente que le llame Enema cada vez que lo escribo) es el primer juego que apareció con el sello X-COM.

La historia también puede llamarse “Y MicroProse encontró su amor”, aunque por esa época también pululaba por la misma compañía un tal Sid Meier que estaba haciendo noseque juego de cuadraditos y civilizaciones a lo largo de la historia (Maestro Meier, no se encabrone por nuestros comentarios jactosos, desde El Píxel Ilustre le A M A M O S, pero tenemos que exaltar a los marcianos en esta entrada). MicroProse apoyó el lanzamiento del juego al observar el buen hacer de Julian Gollop y compañía en el Laser Squad.

El argumento de UFO Defense nos sitúa en nuestra querida Tierra, año 1999, los aliens quieren conquistar nuestro hogar, el Capitán Planeta se encontraba en ese momento siendo sodomizado por los monos de Gibraltar pero no lo digáis muy alto, por lo que un grupo de las naciones más poderosas de la Tierra decide crear a X-COM, una organización militar que luchará contra el poder maligno.

Nada más iniciar el juego tenemos que elegir dónde colocaremos nuestra base desde la cual organizaremos y controlaremos los avistamientos de ovnis cercanos a nosotros, así como todo lo referido a fabricación, investigación y construcción de instalaciones. La mecánica es sencilla pero muy complicada de finiquitar. Cada “X” tiempo aparecen avistamientos de platillos volantes que nosotros debemos derribar gracias a nuestros cazas. Una vez que hayamos conseguido derribarlos, si es que les derribamos, y el ovni cae sobre tierra, porque si cae al agua “bye, bye, my alien friend”, tendremos que enviar una partida de soldados para que eliminen o dejen fuera de combate a los invasores.

Aquí es dónde el escenario táctico entra en acción; la verdad es que es un juego que destaca por una larga variedad de escenarios, una variedad mastodóntica ya que es quasi imposible el luchar en dos escenarios iguales. Aquí también intervienen factores como sí es de día o de noche, y la zona dónde nos encontremos. Un pajar, una ciudad, un bosque o un desierto pueden ser zonas dónde tendremos que batallar. Por mi parte, guardo un mal recuerdo de los pajares, ya que los hijos de fruta de los alienígenas se escondían entre la paja y era imposible verles. ¡Malditos!

La verdad es que la gran dificultad de este tipo de escenarios eran: las zonas altas, ya que desde el tejado los aliens podían ver más y petar nuestros cacas más fácilmente, y su maldita nave alienígena, dónde se escondían en cualquier esquina fuera de nuestro alcance y aparecían de imprevisto. Al estrellarse, los aliens son desperdigados y muchos son heridos. Es más, puede que después de un par de turnos sin ver ningún alienígena, nos den la misión como concluida, al perder el conocimiento o morir desangrados, los aliens que estuvieran activos.

También existen otros tipos de misiones: cuando los alienígenas atacan directamente una ciudad del planeta, dónde tendremos que eliminar a todos nuestros enemigos sin causar graves destrozos y victimas humanas; y atacar una base alien establecida en nuestro planeta. Este último caso era extremadamente difícil debido a que los aliens eran listos de cojones y su nave era un hervidero de acción a raudales. Nunca llegué a poder conquistar la maldita base establecida en Buenos Aires. Los aliens defendían bien la carne gaucha y el dulce de leche.

Estamos ante un juego rompedor en muchos aspectos, todo lo referido a la acción táctica es impresionante. Incluso la física es bastante innovadora para la época: la posibilidad de abrirnos paso a través de muros o vayas gracias a nuestras armas es épico, o sí una granada explota, el ambiente de su alrededor queda reducido a cenizas, y esto es permanente, aunque tengan que ver paredes, escaleras u otro tipo de objetos. Además, aunque este algo desfasado a nivel gráfico, aún se puede sentir un placer oculto al mover a tus pixelados soldados en busca de la liberación de la humanidad.

nucelar
Nucelar, Lisa, se dice NU-CE-LAR

A mi gusto es el mejor de todos los X-COM, aunque no sea al que más horas haya jugado. El ver como tus soldados ganan experiencia y obtienen nuevo rango, lograr tu primera victoria destruyendo una nave enemiga de tamaño gigante, deleitarte con una estupenda banda sonora o descubrir como te quedas sin tiempo de acción en una localización dónde tres aliens te están apuntando con sus brudicales armas malignas, no tiene precio. Grande, es la palabra para definirlo; un juego muy grande.

X-COM: Terror from the Deep

La secuela del primer juego guarda el mismo motor gráfico que el juego original, pero no es simplemente un clon, ya que la cantidad de diferencias entre uno y otro juego son bastante notables. Terror from the Deep es el juego al que le he dedicado más hora de todos los X-COM y también es el primero al que jugué, por lo que le tengo un amor especial.

El juego mantiene el argumento de la saga, ya que este capítulo esta enlazado directamente con el primer juego. Para no desvelar nada, decir que los aliens llevaban siglos con bases establecidas en el fondo de nuestros océanos, así que después de los acontecimientos sucedidos al final del primer juego, los alienígenas que habitan en el fondo marino deciden salir de juerga por la ciudad. De nuevo tenemos que luchar contra nuestros enemigos, de nuevo, el X-COM vuelve a estar activo.

El primer contacto que tuve con el juego fue maravilloso, una cantidad de opciones enormes y un control bastante aceptable, estamos hablando de un juego de estrategia para PSX. No me lo llegué a pasar en la PlayStation, aunque después de jugar a la primera entrega en el ordenador, me decidí a darle una segunda oportunidad a este juego que está maldito para mí ya que nunca me lo he pasado.

Llegué a la última pantalla repetidas ocasiones y me mataban una y otra vez, hasta que una vez… me lo iba a pasar. Estaba mejor de fuerzas que los alienígenas: tenía más soldados, casi todo el mapa descubierto y pocos aliens a matar. Así que cruzo una puerta y… BAM. Error del sistema que te envía a la pantalla de Windows cerrándote el juego. Ni que decir que desinstale el juego al instante.

Me parece un juego endiabladamente más difícil que la primera entrega. Los alienígenas son más inteligentes y complicados de matar, y el hecho de luchar en el océano no mejora las posibilidades de nuestros soldados, ya que es mucho más fácil para ellos ocultarse en fondo del mar. Por no decir de luchar en la noche, lo que logra un escenario oscuro y muy, pero que muy jodido para nosotros.

Hoy, en Cine de Barrio: “Bienvenido Mr Alien”

Hay varias diferencias entre los juegos; para empezar, ya no establecemos nuestra base en tierra, sino que tenemos que montar nuestro chiringuito en medio de cualquier superficie marítima; los platillos volantes son sustituidos por submarinos volantes, algo que siempre me hizo mucha gracia; nuestras armas han sido cambiadas generalmente, al igual que nuestros enemigos que tienen un aspecto más acuático, a lo Waterworld.

Todavía existirán las misiones en tierra, aunque aquí tenemos que tener mucho cuidado, no os pase como en mi primera batalla en la que fui masacrado a más no poder. Nuestras armas submarinas, no funcionan en tierra, lo que nos hace tener que investigar rápidamente otro tipo de armas para ponernos de “igual” con los aliens. Aunque verdaderamente, nunca tendremos la balanza de nuestro lado.

En definitiva, es un juego que aunque no realice cambios drásticos respecto a la primera entrega, tiene un “nosequé” que lo hace muy diferente. Será la ambientación, la dificultad elevada o simplemente los submarinos volantes; pero Terror from the Deep es un juegazo como la copa de un pino. Ah, decir que este juego no fue creado por el gran Julian Gollop, sino que supervisó el trabajo únicamente.

X-COM: Apocalypse

“…Y entonces llego el Apocalipsis”. La humanidad cambia, el mundo cambia, y X-COM también lo hace. Después de dos entregas que mantenían el mismo motor gráfico, era la hora de hacer cambios drásticos. Aunque muchas personas no estén de acuerdo con esta afirmación, Apocalypse es un grandioso juego. Se han realizado unos cambios que afectan a todo el juego, pero también se mantiene la esencia original de la saga, algo que todos agradecemos.

Apocalypse nos sitúa después de más de medio siglo después de lo ocurrido en la segunda entrega. La humanidad ha sido salvada de los aliens una vez más, pero la organización de la sociedad ha cambiado drásticamente. Ahora, la humanidad se organiza en gigantescas ciudades dónde viven. Además, la ciencia y tecnología han avanzado cantidubi y somos una sociedad muy avanzada.

Pero no podíamos divertirnos sin nuestros amigos los extraterrestres, por lo que otra vez están aquí para hacernos disfrutar de nuestro tiempo. Esta vez, sus naves parecen gelatinas gigantes pero es nuestra misión acabar con ellos. Para ello tenemos muchos vehículos a nuestra disposición: coches volantes, motos, naves supermegaguays, nada es suficiente para poder acabar con esos malditos alienígenas.

Casi todo ha cambiado en este nuevo juego. Ya no existe la Geosfera, nosotros tenemos nuestros edificios dentro de la ciudad, y el financiamiento ha cambiado drásticamente. No existen los países, sino las organizaciones (¿un juego clarividente?), y estas organizaciones a parte de darnos din
ero, también son las que nos dan las armas y demás artilugios que necesitemos para seguir prosperando. Lo peor de todo es que los aliens pueden llegar hasta una de estas empresas y así evitar que nos den los suministros que necesitemos.

También ha cambiado el sistema de combate, ahora lucharemos dentro de las diferentes instalaciones de las organizaciones, por lo que el terror a los alienígenas ahora cohabite en cada esquina o nueva puerta que abramos. Además, podemos elegir por primera vez entre combate por turnos o tiempo real, dando un giro en la jugabilidad… yo que soy un clásico prefería jugar por turnos, ya que me parece la forma más estratégica de jugar.

Ahora también podemos reclutar diferentes tipos de soldados, aparte de la raza humana, existen los ciborgs y los mutantes. Las diferencias residen en que los ciborgs no ganan experiencia, pero son unas autenticas máquinas de matar; y los mutantes son débiles pero con gran poder psíquico. Sí amigos, entramos a la era dónde las pitonisas y mercaderes del psique podrían tener una oportunidad para ser útiles.

Los poderes psíquicos nos hacen entrar en una nueva forma de plantear nuestros combates, llegando a poder controlar a nuestros enemigos o haciendo que mueran de un ataque nervioso. Las antiguas armas de los alienígenas ahora nos pertenecen. Ellos también han cambiado, son formas completamente nuevas que nos harán sudar la gota gorda para poder vencerles.

Los gráficos también han mejorado mucho, aunque en los combates mantengamos la amada vista isométrica. Y el sonido, aunque peor que los épicos anteriores, nos sumerge en esta nueva era de tecnología.

Aunque se situé con el bronce en mi escala personal, decir que X-COM: Apocalypse es un arriesgado juego que consiguió seguir siendo fiel a la saga, a la par de introducir grandes mejoras que cambiaron la mecánica de un juego que necesitaba un poco de aire fresco.

Y en el próximo capítulo…
… veremos lo que nos queda de X-COM. En la última entrega de este emocionante repaso a la saga espacial veremos como se mancilló el nombre de X-COM, las secuelas no oficiales del juego y los juegos creados por aficionados que han intentado seguir las enseñanzas del señor Gollop. Todo esto y más pulsando encima de estas mágicas palabras.

Video: Mega Man 9 WiiWare