X-COM: La Saga. Primera Parte

Escrito por en Artículos - 12 julio, 2008

X-COM, X-COM, X-COM. ¿Quién no conoce esta saga? Cualquier usuario de PC debe haber jugado a alguno de sus grandes títulos alguna vez en su vida, y lo podría haber dejado por infinitas razones: le mataban muy rápido, se quedaba sin dinero, los aliens siempre ganaban, etc. Pero otro selecto grupo de jugadores luchó contra las adversidades que proponía el juego y prosiguió en su ardua misión de matar a los malditos alienígenas que quieren quemar nuestras mujeres y procrear con nuestras casas, ¿o era al revés?He querido estructurar este artículo en tres partes diferentes porque me ocupaba demasiado para un solo artículo y además, así se diferenciaban correctamente cada parte para una amena y feliz lectura. En esta primera parte hablaré sobre las características más notorias de la saga y un poco de historia sobre su desarrollador principal. Si queréis ver de que va la segunda parte tendréis que comeros todo el texto, muahaua. Aunque siempre podéis ir al final del artículo y leerlo… pero, ¿qué emoción tendría eso? No lo hagáis malditos, porque sé dónde vivís. Y los aliens aún más que yo.

Aunque haya dicho que cualquier usuario de PC debe conocer a X-COM, la verdad es que yo la conocí por su segunda entrega que apareció en PlayStation, y me maravilló tanto que me puse a investigar sobre los diferentes juegos, y así descubrí esta fantástica saga (siempre hablando de la trilogía original) y los jugué a placer. Este es mi pequeño homenaje a unos juegos que ya desfasados gráficamente, aún me dan una grata sensación y pique cuando los juego y que otros juegos no me dan, es más, actualmente sigo jugando al original.

Mítica saga entre las míticas. X-COM, en líneas generales, tiene un argumento de ciencia ficción que se ha visto más de una vez en relatos y películas. Un grupo de malvados extraterrestres quieren dominar nuestro querido planeta tierra y quieren someter a la humanidad a su antojo. ¿Quién salvará a nuestras familias? ¿Cómo podremos evitar nuestra destrucción? ¿Cuántos juegos terminados en Z les dará tiempo sacar a Ubisoft? Preguntas que tenían una única respuesta (excepto la última que no tiene solución): X-COM.

Saving the World since 1993

X-COM es una organización militar internacional que debe combatir a esos pequeños cabroncetes, aunque de pequeños nada, que alienígenas hay en el juego de todos los tamaños, colores y sabores. X-COM quiere decir “Extraterrestrial Combat Unit” y para poder combatir a las fuerzas del espacio deberemos ir realizando batallas en diferentes puntos del globo para que los países que nos dan dinero por defenderles no se enfaden con nosotros y dejen de ayudarnos económicamente, e incluso, unirse a las fuerzas del mal.

Es un juego que combina dos géneros que me apasionan en gran sentido: la estrategia de gestión en tiempo real y estrategia de combate por turnos. Por un lado tenemos la Geosfera, que es el inicio de todo, aquí elegiremos dónde colocar nuestra base y manejarnos a través de los diferentes menús. Aquí podremos seleccionar las instalaciones de nuestra base, comprar armas y demás objetos, manejar los aspectos de nuestras naves, fabricar cosas útiles e inútiles e INVESTIGAR.

Nunca fue tan divertido desde ¡Operación! de MB

Investigar es uno de los elementos más importantes de todos los juegos de la saga, por no decir el que más, si no investigamos, estamos jodidos en la guerra con unos enemigos que son de todo, excepto más guapos, que nosotros. Espero no ofender a la comunidad alien que nos lee y decirles que para El Píxel Ilustre, la belleza está en el interior… de vuestros escotes, alienígenas cachondas.

Sin desviarme más, decir que nos será necesario investigar nuevas armas, armaduras y otros elementos para intentar nivelar las cosas con hijos de plutón verbenero. Además, de que podremos diseccionar y analizar a los diferentes alienígenas que capturemos lo que nos congratulará mil. Todo esto configurará la UFOPEDIA, que le da mil vueltas a la Larousse y derivadas.

El segundo enemigo de la humanidad después de los Aliens de X-COM

Y que decir de los combates de estrategia por turnos… La verdad es que el X-COM original fue uno de los primeros juegos en incluir este tipo de combates, y esto lo hizo tan popular. Un mapeado que podríamos encasillar, un grupo de soldados a nuestras órdenes y el dichoso tiempo de acción de cada uno de los miembros del equipo a nuestras órdenes. Con ese tiempo de acción teníamos que movernos, otear a nuestros alrededores e intentar disparar a nuestros enemigos.

Los combaten son uno de los puntos álgidos del juego ya que tendremos gran variedad de misiones, todas diferentes unas de otras, ya que los escenarios nunca se repiten, así que las posibilidades son infinitas. La dificultad de estos, es lo que puede llevarnos a la demencia máxima puesto que en ocasiones, y aunque seamos muy cuidadosos, el ver como esos bajitos grises encadenaban una muerte tras otra de nuestros soldados era muy desesperante.

Después de cada batalla, nuestros soldados irán ascendiendo de rango y ganando… ¡¡experiencia!! No elegiremos dónde colocar las mejoras de atributos, ya que estas se distribuirán según que haya hecho el soldado. Sí se ha cargado a tres grises con una granada, su atributo de lanzar granadas aumentará, y así igualmente con los demás. Una manera bastante justa para ganar experiencia y hacer a nuestros soldados unas máquinas de matar bastante eficaces.

Let’s rock, grey bitchies!

Comento todas estas características porque sin ellas, esta saga no hubiera sido tan conocida. Sin lugar a dudas, X-COM es uno de los referentes en cuanto a estrategia, y quien diga lo contrario no merece los ojos y las manos que tiene. A nivel personal este juego ha significado mucho para mí, porque los vicios que me he pegado, me sigo pegando y me daré en el futuro son brutales. En cualquier estúpida lista que yo pudiera realizar sobre mis videojuegos favoritos, los tres primeros de la saga estarían en un lugar privilegiado.

Julian Gollop, el cerebro tras la saga

El nombre de este anglosajón está completamente ligado con los videojuegos de los que estamos hablando. Es la persona que fundó “Mythos Games”, la desarrolladora de los X-COM y su predecesor, “Laser Squad”. Todo un personaje que intentó llevar sus ideas a cabo aunque las diferentes grandes compañías le pusieran más y más trabas. Es reseñable que todos sus juegos son de estrategia de combate por turnos, y la gran mayoría situados en un entorno de ciencia ficción.

Inclinaos ante mí estúpidos mortales

Comenzó haciendo juegos para el BBC Micro de forma amateur, hasta que empezó a realizar juegos que marcarían el objeto de culminar su obra magna: X-COM. Realizó varios títulos para Spectrum, entre ellos destacamos la saga Rebelstar, y en concreto, su segunda entrega de nombre “Rebelstar” dónde teníamos que infiltrarnos en una base para destruir a un ordenador malvado. Otro título a destacar es “Chaos” basado en el juego de tablero “Warlock” de la compañía sacabilletes “Games Workshop”, famosos por la línea Warhammer.

El juego que le daría el reconocimiento suficiente fue “Laser Squad” que básicamente es la primera entrega espiritual de X-COM. En el juego tendremos que ir cumpliendo distintos objetivos como rescatar a alguien o eliminar a los enemigos. Nada de alienígenas, si no mercenarios y ciborgs que nos intentarán dar más palos que nosotros a ellos. Decir que “Laser Squad” trajo muchos conceptos al mundo de los juegos basados en estrategia por turnos. Entre ellos los puntos de acción, la importancia de los atributos de nuestros soldados o la niebla de guerra que nos impide ver más que lo que nuestro grupo divisa. Estos puntos fueron usados y mejorados en el primer X-COM.

Laser Squad, versión de ZX Spectrum

En 1990 se publica “Lord of Chaos” que es una secuela del “Chaos” original, esta vez con una mayor carga de RPG que también afectó al desarrollo de X-COM. Después de esto, fundó junto a su hermano, “Mythos Games” que sería la encargada de dar a luz a los tres primeros X-COM y al “Magic and Mayhem” juego que realizó de la mano de Virqin Interactive.

Aquí llego el fin para el amigo Gollop, puesto que su próximo proyecto “Dreamland Chronicles: Freedom Ridge”, que era básicamente un remake del primer X-COM con gráficos 3D, nunca llego a ver la luz porque la amiga Virqin fue absorbida por Titus Interactive, y a la empresa de la zorra parece ser que no le gustó demasiado ese proyecto. Así se pudra en el infierno la maldita Titus por dejarnos sin esa cuarta entrega soñada que tantos hubiéramos deseado.

Patrocinado por ADLAE (Amigos de los Aliens Encabronados)

Así, Mythos desapareció en el olvido… pero regresaría de forma espiritual. En el año 2002, el señor Gollop y su hermano Nick junto a otros ex-miembros de Mythos fundarían “Codo Technologies” que realizaría dos continuaciones de sus sagas más míticas a parte de X-COM: “Laser Squad Nemesis” y “Rebelstar: Tactical Command”, el primero aparecido para PC y que se juega únicamente vía multijugador, y el segundo aparecido para la grandiosa Game Boy Advance.

Sus títulos:

– Time Lords (1983 en BBC Micro)
– Islandia (1983 en BBC Micro)
– Nebula (1984 en ZX Spectrum)
– Rebelstar Raiders (1984 en ZX Spectrum)
– Chaos (1985 en ZX Spectrum)
– Rebelstar (1986 en ZX Spectrum y Amstrad CPC)
– Rebelstar II (1988 en ZX Spectrum)
– Laser Squad (1988 en ZX Spectrum y Commodore 64; 1989 en Amstad CPC, Amiga y Atari ST; 1992 en PC)
– Lords of Chaos (1990 en ZX Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64; 1991 en Atari ST y Amiga)
– X-COM: UFO: Enemy Unknown (1993 en PC y Amiga; 1995 en PlayStation)
– X-COM: Terror from the Deep (1995 en PC y PlayStation; 2007 en PC vía Steam)
– X-COM: Apocalypse (1997 en PC)
– Magic and Mayhem (1998 en PC)
– Laser Squad Nemesis (2002 en PC)
– Rebelstar: Tactical Command (2005 en Game Boy Advance)

La razón por la que Julian Gollop no ha realizado otro X-COM es porque ya no tiene la licencia. La licencia ha ido navegando de una compañía a otra sin que nadie supiera cuando se iba a parar. Primeramente la tuvo MicroProse, pero la vendió junto a Mythos a los fabricantes de juguetes Hasbro Interactive; estos, que sabían poco de videojuegos, se la vendieron a Infrogrames en el 2001. Después de que Infogrames fuera tragada por Atari, la compañía del armadillo y su nuevo “Lord” se deshicieron de la licencia, pasando a pertenecer a Take Two.

Una pena que un maestro del género como Julian Gollop no pueda hacer nada para retomar su trabajo al mando de X-COM. ¿O sí? Lo veremos en las próximas entregas de esta retrospectiva. En la segunda parte de este artículo, analizaremos los diferentes juegos de la saga oficial X-COM. No tenéis excusas para perdéroslo amigos.

Portada en exclusiva del nuevo juego de Take Two

¿Por qué Bathesda, por qué?

Hablando de: Luminous Arc 2