Retro Amor: Jet Set Radio

Escrito por en Retro Amor - 25 julio, 2008

En pleno siglo XXI Tokio está dominada por bandas callejeras que luchan entre si por el control de sus territorios. Sin embargo, las armas empleadas en estas batallas urbanas no son navajas o pistolas, las verdaderas armas de esta guerra son los botes de spray y patines en línea. ¡Prepárate para pintar!… y dale a “leer más” para disfrutar de la mini-review.


Jet Set Radio salió hace ocho años para Dreamcast. Es uno de esos juegos conocido por muchos y amado por los que lo han jugado. Yo mismo lo conocía desde hacía tiempo y siempre le había tenido muchas ganas. Hace una semana por fin pude ponerle las manos encima, y el deseo se transformó en satisfacción. Dejadme que os describa en unas pocas líneas a qué se debe tal satisfacción.

Rodando y Pintando
Si hay algo que destaque por encima de todo en Jet Set Radio es su jugabilidad endiablada. Con apenas tres botones se llevan a cabo todas las acciones, que en resumidas cuentas vienen a ser: saltar, esprintar y pintar. De esta forma lo que en principio puede parecer algo muy sencillo, se transforma en una orgía de diversión cuando esos tres verbos se conjugan. Saltos alucinantes, “grindes” sobre todo tipo de superficies, enormes graffitis en lugares impensables… todo está al servicio del espectáculo y la diversión en Jet Set Radio. La única pega que se le puede poner es resulta muy difícil en las fases finales, pero ¿qué juego no lo hace?

Sí, es la pantalla del final de los créditos

¿Y de qué va?
La historia, bizarra donde las haya, cuenta la historia de Beat, el joven líder de una banda de patinetas pinta paredes, que lucha por el control de los diferentes territorios de Tokio. Con la ayuda de otros jóvenes como él, se terminará viendo envuelto en una conspiración en la que un mafioso loco planea invocar demonios mediante un antiguo disco de música… ¿Suena raro, eh? Lo es, y mola.

Sprays y Equipos de música
Al principio de esta mini-review he mencionado que el juego tiene ya ocho años, no obstante, su aspecto gráfico me recuerda enormemente al del también fabuloso Okami. Lo cual es bueno, porque si bien a mi los gráficos me la pelan, el estilo “cell shaded” del que hacen gala los personajes y los entornos en Jet Set Radio es encantador. Y después está la banda sonora, la cual estoy escuchando desde que comencé a escribir estas lineas, que es simplemente brutal. En ocasiones tan extraña como la historia del juego, pero brutal. Lo repito, por si no lo habéis cogido: B-R-U-T-A-L.

Conclusión
Genial. De lo mejorcito de mi recién adquirida Dreamcast. Si no lo habéis jugado y tenéis la oportunidad de hacerlo no lo dudéis, es un juegazo.

Retro Amor: Psychonauts

Misterioso anuncio de Atlus